La otra mejilla

No. Yo no digo que no tengan derechos. Digo que sus prioridades no están acertadas. Escuchame, no tienen para comer pero bien que al parlante de dos lucas no lo venden por nada y todos los sábados están con esa musiquita a todo volumen. Decí que son los únicos así en el barrio, el resto…

Leer Más

El viejo

Él era así; silencioso cuando tenía hambre. Tenía la particularidad de despotricar e inventar insultos en su imaginación. La culpa de sus golpes o malas rachas siempre las tenía ‘El demonio hijo de puta’ y a veces ‘La santísima virgen que lo tiró de las patas’. Aún me río mientras lo pienso. El viejo tomaba…

Leer Más

Lanari y compañía

─No escuches el contestador ─dijo la señora de Lanari ni bien el hombre entró a la casa.  ─¿Qué? ─El marido entró al recibidor, apoyó las llaves en la mesita de madera de guindo  y arrimó el maletín contra la pared, sobre el piso─ ¿Qué dijiste?  ─Que no escuches el contestador. ─Ella se interpuso entre el…

Leer Más

Valeria

Valeria era un personaje. Sabíamos que estaba llegando, cuando la escuchabas a dos cuadras del Hospital a los gritos: ¡Ay, me muero, me muero! No faltaba casi nunca aquel desconocido que la agarraba del brazo y la acompañaba también gritando: ¡Corran que se muere la vieja! Si escuchábamos bocinazos corríamos a abrir las puertas del…

Leer Más

Años dorados

Detrás del plasma, tras un amplio ventanal, se extiende un jardín con pocas plantas. Luis estira el cuello para ver sobre las cabezas de Alicia y Julio y al otro lado de unos matorrales alcanza a ver la calle. El mundo exterior, a primera vista, no le parece tan amenazante. Un niño pedalea solo sobre…

Leer Más

Dios es de San Lorenzo

La misa había concluido en la Catedral. Los pocos transeúntes que caminaban sus pasillos eran turistas de vaya a saber de  qué continente eran. Afuera, una brisa refrescante de otoño invadía la nave de la casa religiosa. La Plaza de Mayo mantenía un dinamismo inusual, como si no supieran los que por ella caminaban que…

Leer Más

Imperio Chino

-No pagó… dice que la vuelta anterior no le llevamos y eso… Don Bejarano pidió que se acerque hasta su silla, tomó con sus manos la cara del niño y lo miró durante unos segundos. Luego ordenó: Andá. Andá y cagalo a trompadas El pibe salió corriendo de la Estancia hacia el pueblo, corría veloz…

Leer Más

El viejo y las palomas

  El viejo apenas diferenciaba el día de la noche dentro del departamento oscuro. Le daba lo mismo el almanaque. Pero si algo conservaba de su vida en el penal, además de la obsesión por el orden, era la depresión de los  domingos.  La amargura empezaba cuando olía el caramelo de las garrapiñadas que vendían…

Leer Más

Obdulio, escritor y carnicero

Obdulio estaba muy concentrado, las manos crispadas sobre el teclado de su “Deus ex machina”, como gustaba llamar a su ordenador, una fútil manera de esperar a que este materialice sus “esfuerzos creativos”, cuando estos, ante la ausencia de ideas, no llegan.    El problema de Obdulio es que era un badulaque, su comprensión de lo…

Leer Más

Es para vos, Ponce

“ No hay nada peor para el arrogante, que la humillación” Recién despierto, y la saliva en mi almohada me dice que tuve un sueño profundo, bastante profundo. Trato de reconstruir ese sueño y me agarra pánico. Tal vez lo que recuerdo de mi sueño es inadmisible o inconcebible. Trato de pensar y de materializar…

Leer Más