Juicio político

“Ante las puertas de la ley hay un guardián. Un campesino se llega hasta ese guardián y le pide le permita entrar en la ley, pero el guardián le dice que por ahora no se lo puede permitir.”

Franz Kafka

El poder más conservador, más antidemocrático y que hace rato tiene gusto a rancio, ha decidido jugar políticamente. La Corte Suprema de Justicia, se encuentra a un paso de generar un conflicto de poderes inusitado y lo que es peor en la alineación definitiva con el poder de las corporaciones.  

Si algo tiene el aparato judicial es que, desde el mismo lenguaje, apartan del debate público a la sociedad. Las palabras floreadas y técnicas intentan dificultar cuestiones que no lo son. Aplica como decía Scalabrini respecto a la economía; “Estos asuntos de economía y finanzas son tan simples que están al alcance de cualquier niño. Solo requieren saber sumar y restar. Cuando usted no entiende una cosa, pregunte hasta que la entienda. Si no la entiende es que están tratando de robarlo. Cuando usted entienda eso, ya habrá aprendido a defender la patria en el orden inmaterial de los conceptos económicos y financieros”.  Lo mismo sucede con el derecho y el funcionamiento de la justicia. Pero en pocas palabras ¿Cómo se elige un juez en argentina? la elección de jueces es simple y está en la  constitución, con un detalle extremo: El Presidente nombra a los jueces de los tribunales inferiores a la Corte Suprema, en base a una terna presentada por el Consejo de la Magistratura. Luego se requiere el acuerdo del Senado para el elegido, con dos tercios de los presentes. Estos tres jueces, Bruglia, Bertuzzi y Castelli, no pasaron por este proceso, fueron puesto a decretazo por Macri. Se los trasladó, se los movió de sus lugares donde eran jueces y se modificaron competencia, jurisdicción y jerarquía. Esto significa que Macri puso jueces, donde más los necesitaba y necesitará en el futuro: En la justicia federal.

Fernández dejo sin efecto estos nombramientos por irregulares. Los jueces se defendieron en primera instancia y en segunda instancia (eso que se llama “La cámara”) cuando la segunda iba a fallar, los tres jueces interpusieron un “Per Saltum”( que significa que saltea instancias),  argumentando que había riesgo institucional y la corte tomo el caso. Sin embargo, el “Per Saltum” con efecto suspensivo, que fue festejado como un gol de los partidarios de la república, es síntoma de la ignorancia del funcionamiento más elemental de la división de poderes o en realidad una forma de erosión política.

En mi opinión la Corte habilita el salto de instancia, para presionar al gobierno y a la vez para desandar presiones mediáticas. Pero fallará en contra de la designación de estos tres jueces, según estimo. Marcará el territorio al Poder Ejecutivo, erigiéndose como debe ser, en el último interprete de la Ley.  Caso contrario si la corte confirma el procedimiento por el cual fueron elegidos estos jueces, ampliará las herramientas del Poder ejecutivo para nombrar y trasladar jueces a gusto y piacere. Jueces por decreto, el sueño húmedo de cualquier poder ejecutivo del mundo.  

Lo alarmante es que la Corte Suprema, está tomando los rasgos que ha tenido la Justicia Federal, se está convirtiendo en un jugador más. Quienes deben ser moderadores, árbitros en este juego de poder, en el que siempre hay excesos, están jugando. Ostensiblemente la corte ve el riesgo institucional cuando se toca a un (en este caso tres) miembros del Poder Judicial.  Pero no seamos ingenuos, su Presidente, responde a Clarín, entre otras corporaciones.

El poder judicial  fue pensado universalmente, como un contralor de lo intempestivo que puede ser el Ejecutivo y el Legislativo.  No es sólo cosas de abogados, la profunda crisis de credibilidad que tiene el poder judicial en nuestro país, parecía encontrar un resguardo o un reparo en la corte de 2003-2015 , en la cual,  el último interprete de la constitución, tenia entre sus filas a Petracchi, Zaffaroni , Argibay. Excelsos cuadros del derecho, cada uno en su campo e independientes. Fue un avance en  idoneidad de sus integrantes y proyección jurídica de avanzada. Desde 2015, con dos jueces nombrados por decreto por Macri comienza el declive, que hoy encuentra su máxima expresión jugando para las corporaciones más poderosas del país

El star system mediatico comenzó como era previsible la simplificación de la cuestión, transformándolo, como siempre en un slogan: Ataque a la justicia de los K.  Nunca es el momento, nunca hay suficiente legitimidad, siempre es un ataque modificar las estructuras de poder más arcaicas de la argentina. 

Alberto vive las horas más oscuras, abofeteado internamente, castigado por el establishment mediatico – económico, atacado por una oposición profundamente antidemocrática y con resultados devastadores respecto a la pandemia del Covid-19.

Las categorías de poder que normalmente utilizamos tienen que ver con la sapiencia, la habilidad y el juego de fuerzas que tiene quien detente el poder ejecutivo en nombre del Estado Argentino.  El juego de poder, la arena política se presenta en muchas ocasiones como EL lugar de contienda, dónde se dirimen las suertes y las desgracias de las sociedades. El voluntarismo político que todo lo puede. Esto desde mi perspectiva no es así. Deberíamos poder entender, de una vez que el Gobierno de Alberto Fernández, hoy más que nunca, no tiene en qué poder fáctico apoyarse, ni siquiera la posibilidad de movilización de sus filas. La debilidad es visible. Ahora bien, las voces que intentan socavar la gestión del poder ejecutivo en estos casi 10 meses (Si, el gobierno ni siquiera llega a un año), casi siempre pecan de el análisis sin contexto. Sin factores de poder.  Como si un partido perdido fuera exclusivamente culpa de un equipo, como si  los goles en contra sólo deben analizarse desde la impericia de un equipo, en este caso el oficialismo. Seamos sinceros y buenos, contestemos: ¿Cómo ha jugado la oposición en medio de la crisis más importante del capitalismo? ¿Cuál ha sido la reacción ante la posibilidad de distribuir el ingreso (Vicentin; impuesto a las grandes fortunas; negocio de internet servicio esencial)? Y finalmente ¿Cuál es la posición del poder judicial, ante una reforma necesaria que podría ser enviada al congreso?

Dicen que el corredor Ayrton Senna, afirmaba antes de las carreras “Victoria o Muro” y que por su temeraria forma de jugarse entero, era muy criticado por su compañeros de competencia. Tres veces fue campeón de la fórmula 1 y como todos saben falleció en un choque en el Gran Premio de San Marino de 1984. Yo creo que no hay margen para mezquindades internas, que la carrera ha comenzado y se debe ir a fondo o por lo menos llegar a la línea a cuadros.  Que el 40 % de pobres que tiene la argentina, es verdaderamente una situación de gravedad institucional, qué merece un Per Saltum , que no tendrá. Y qué quién puede mover un poco el amperímetro de la distribución de la riqueza es el Peronismo unido, con Alberto Fernández como piloto. Hoy todas las corporaciones de poder están alineadas, sus maniobras nunca son limpias.

Carlo Magno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s