El parte vespertino

El ritual comenzó hace unos meses, no recuerdo cuándo, pero hace un mes noté cómo mi cuerpo me advertía que llegaba el horario y que no era una hora más en el día.

Entro a twitter busco a Nora Bär refresco la pantalla hasta que finalmente me detalla el 2do parte, al comienzo me ofuscaba porque no me decía la cantidad total, solo los del último parte, aprendí a esperar a que ella retuite a @TontinFraire, él nos muestra un gráfico con los totales y la curva que ya no podemos ver su forma. Aunque hay cientos de alternativas de enterarse a mí solo me gusta ver primero los números por Nora, recuerdo los días que no pudo darlo porque estaba en el hospital y me preocupé por ella, me alegré cuando se recuperó y se fue a la casa. A veces me molesta enterarme los números por otro lado. Me doy cuenta de lo estúpido que suena pero es la forma que encontré para que duela menos, aunque seguramente copie y pegue el reporte del ministerio de salud, Nora Bär me da tranquilidad aunque los datos sean cada vez más preocupantes.

+6134 casos y + 82 muertes dice la curva del Dr. Fraire

A veces creo que me acostumbre, pero no, odio los partes. El día transcurre mientras leo por alguna razón notas sobre: virus, sueros, caballos, vacunas, curvas, gráficos, antivacunas de mierda. Me rodeo de detalles para aparentar una calma que no existe.

La muerte siempre estuvo ahí, todos sabíamos pero hacíamos como que no. En los últimos tiempos la cantidad de muertos y de infectados por una enfermedad se hizo indispensable para que las autoridades sanitarias puedan saber cómo actuar. ¿Pero por qué también es importante para mí? Por un momento pensé que era solo yo , pero cuando el horario se acerca a veces comienzo a recibir mensajes de WhatsApp que generalmente arrancan con : “qué bajón hoy se murieron un montón” y me doy cuenta que somos muchos, tal vez alguno con más atención u otro con menos pero muchas personas notan que en algún momento del día escucharán las palabras “muertos e infectados de las últimas 24 hs” y lo peor de eso es que luego escucharan un número que duele y crece más y duele más.

Respiro aliviado cuando recuerdo que vivo solo y no puedo contagiar a ningún familiar. La culpa es un sentimiento que suele perseguirme, entonces respiro aliviado al volver de la calle y no preocuparme por un otro, luego recuerdo que la última persona que me abrazó fue mi vieja cuando me despedí después de pasar los primeros meses de cuarentena con ella. Vivir solo en tiempos de pandemia tiene un costo grande, van meses sin abrazos de amigos y sin un contacto con un otro pero al lado de la culpa de enfermar a alguien que quiero es algo que estoy dispuesto a pagar ¿Cómo será el día que podamos abrazar sin miedo?

+4557 casos y +233 muertes

Cuando los números de muertes aumentan de centena me duelen más. Nos desahogamos en un grupo de WhatsApp contando nuestras angustias, me leo y me doy cuenta los momentos extraños que vivimos: “mis fichas junto a mi estabilidad emocional dependen del suero de caballos, pongo todo ahí” la respuesta es un meme de un minotauro, bromeamos con poderes tipo hombre araña y mitigamos nuestros miedos.

Leer continuamente material del virus que me da un falso control, muchos de nosotros no estamos preparados para recibir en tiempo real información científica que se va contradiciendo y que al parecer es algo normal entre ellos para la construcción del conocimiento científico. Desde chicos se nos dijo que cuando la ciencia transmitía un hallazgo esa era “la nueva verdad” en estos meses fuimos aprendiendo que lo que vale es la validación entre pares y que también se equivocan. La falta de preparación para el resto de los mortales hace que muchos repitan información sin chequear o de médicos solitarios que brindan sermones como pastores en tv y sin vacilar gritan las cosas “que hay que hacer”.

+ 8159 casos y + 215 muertes.

¡Basta! quiero tomar un vino que por suerte compré para este horario, noté que no lo busco para la cena lo compro para que el segundo parte duela menos.

+7758 casos y + 118 muertes

Estoy contento, bajó de 200 aunque sepa que es mentira, que no bajo nada porque hoy es sábado y los sábados siempre baja y los lunes y los martes son peores, pero voy por mi segunda copa y quiero seguir contento ¿Por qué carajo tengo que saber que los fines de semana las muertes bajan? Leo el detalle y me rio, sí porque logré que ciertos detalles del parte me saquen una carcajada: “Una persona de sexo masculino de 62 años notificada como fallecida, de PBA fue reclasificada como no fallecida” me divierte cuando la gente revive.

Pero llega el horario y lo odio, no hay salida, tarde o temprano la hora llega y solo quiero que vuelva a ser una hora más.

Odio las 8 de la noche.

Juan José Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s