Elecciones en Estados Unidos: ¿Cómo funciona la democracia imperial?

En la nación que se autoproclama como la mayor democracia del mundo, donde el promedio de voto es de tan solo el 47%, continua vigente el sistema de voto indirecto denominado Colegio Electoral. Existen quienes critican y quienes elogian este método electoral instaurado en la constitución de 1787.

De cara a las próximas elecciones de noviembre de este año, el argumento más fuerte de los detractores se centra en que para llegar a ser presidente y a la vez comandante en jefe del ejército no es necesario ser el candidato más votado, escenario que se dio ya en cinco oportunidades. El caso más resonante fue el de la elección de 2016, en las que Donald Trump consiguió 2,8 millones de votos menos que Hillary Clinton, su rival demócrata.
La explicación es la siguiente: cada uno de los cincuenta estados federales que conforman los Estados Unidos, equivalentes a las provincias en la Argentina, se dividen en distritos. Estos distritos se conforman de acuerdo a la cantidad de delegados que ese estado tenga en la Cámara de Representantes, o sea, uno por cada 646.952 habitantes. Cada distrito elige un elector o compromisario, que deberá emitir su voto por el candidato vencedor en su territorio.
En caso de que la victoria del aspirante a presidente en ese distrito sea de tan solo un voto arrastra consigo a todos los demás. O sea, un distrito ganado con el 90% de los votos equivale, a fin de cuentas, a otro donde la victoria fue del 51%. Por razones lógicas un estado que tiene ya una tendencia marcada por los republicanos, que los votantes demócratas se molesten en ir a las urnas es un mero formalismo.
Esto genera que en muchos de los estados no haya campaña electoral. ¿Por qué razón desperdiciarían siquiera una mínima parte de los millones que se gastan en campaña en un estado que ya está perdido de antemano? Nueva York y California, por ejemplo, han sido históricamente bastiones demócratas, mientras que Texas pertenece al Partido Republicano.
La actualidad política también es un factor que influye fuertemente a la hora de decidir dónde hacer campaña, como quedó demostrado en las elecciones de 2008 cuando el candidato republicano apoyado por George W. Bush, John McCain, abandonó la campaña que llevaba a cabo en Michigan, centro de una buena parte de la industria automotriz, castigada por la crisis que asolaba al gran país del norte.
Un estudio realizado por el Instituto Gallup, especializado en sondeos y encuestas, indica que el 61% de los estadounidenses apoya la eliminación del Colegio Electoral, mientras que tan solo el 35% está a favor de que continúe en vigencia.
El periódico electrónico E-Journal USA, que publica la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos, realizó un debate bajo el título de ¿Ha excedido su vida útil el Colegio Electoral?. Para ello reunió a Ross K. Baker, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey y Jamie Raskin, senador estatal de Maryland y profesor de derecho constitucional en la universidad American University en la ciudad de Washington.
El profesor de Ciencias Políticas, Ross K. Baker, opinó en pro del actual sistema argumentando que, “si Estados Unidos adoptara un modelo e voto directo, los candidatos tendrían un incentivo para hacer campaña sólo en los estados más poblados y tratar de obtener la mayor cantidad de votos en esos sitios, ignorando a los estados con menor población” y que el Colegio Electoral “obliga a los candidatos a ir más allá de los grandes centros de población y hacer campaña en lugares que se pasarían por alto en un sistema de elección directa”. También argumenta que de este modo es menos probable que sea elegido un candidato regional “dado que ninguna región de Estados Unidos contiene, por sí sola, bastantes votos electorales como para elegir un presidente.”
Por su parte el senador de Maryland, Jamie Raskin, considera que, “llamamos “democracia” a nuestras prácticas electorales, sin tan siquiera compararlas con nuestros principios democráticos, y mucho menos con las prácticas óptimas que han surgido en otros países”.
Los puntos más controversiales que remarca Raskin son que el candidato más votado no siempre es el ganador, que no es el pueblo quien elige, sino los electores, y que no todos los votos tienen el mismo valor. Replica este último punto explicando que “el voto de un ciudadano en Delaware o Dakota del Norte es valorado matemáticamente por mucho más (medido según la relación entre los votantes y los electores estatales) que un solo voto en estados más grandes como California, Texas o Nueva York. Pero si uno pondera los votos de acuerdo con la probabilidad de que los votantes ejerzan realmente un efecto respecto al ganador de los electores de un estado, la arbitrariedad cambia y las disparidades aumentan de modo aún más notable.”
“En los dos últimos ciclos electorales los dos partidos gastaron el 99 por ciento de sus recursos de campaña en apenas 16 estados y un asombroso 70 por ciento en cinco estados. La mayoría de nosotros – incluyendo gente que vive en Texas, Nueva York y California, tres de los cuatro mayores estados – somos espectadores de la campaña real, que tiene lugar en sitios como Florida y Ohio y un puñado de otros estados”, asegura Jamie Raskin.
Ralph Nader, candidato con ideas progresistas que se presentó por el Partido Verde en las elecciones de 1996 y 2000 y de modo independiente en 2004, agrega una nueva crítica al Colegio Electoral declarando que “el sistema está organizado contra los candidatos pequeños. Todo lo que podemos hacer es tratar de flexibilizarlo y desafiarlo”.
Los proyectos de modificación de la constitución que se presentaron hasta el momento no llegaron a concretarse. Solo podrá ser removido a través de una enmienda a la constitución. La iniciativa se tendría que aprobar por ambas cámaras del Congreso para luego ser enviada a todas las legislaturas estatales. Luego 38 estados tendrían que respaldar los cambios para que la enmienda entre en efecto.

 

Sebastián Pujol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s