En momentos de definiciones, en una etapa bisagra como la que estamos viviendo hoy, es fundamental entender porque somos lo que somos, como se creo y evolucionó esto que llamaron Argentina.

Está charla es parte de una serie de conferencias que brindó el filósofo argentino en 2009.

Transcribimos un fragmento solo para tentarlos:

“En lo que El viento se llevó, el personaje de Clark Gable, que se llama Rhett Butler, está con los caballeros sureños, que son como la oligarquía argentina. Todos muy finos, muy caballeros, hablan francés, tienen sus libros,  tienen esclavos. Clark Gable les dice a los caballeros sureños que está preocupado por el destino del sur. `¿Por qué?`, le preguntan todos los oligarcas sureños, `¿usted cree que no vamos a ganar la Guerra Civil?`. Gable le responde: ´No sé, lo que sé es que el norte puede fabricar cañones y ustedes lo único que tienen es algodón, tabaco, esclavos y arrogancia´. El sur tenía solo algodón, tabaco, esclavos y arrogancia porque era una región enorme dedicada al monocultivo. A la exportación. Una economía de exportación no hace un país. Porque vive pensando en mandar su materia prima afuera y recibir sus mercaderías del taller imperial. La Guerra de secesión surge porque un día los norteños, que tenían un espíritu nacional muy desarrollado, admirable para ser una nación capitalista, deciden que hay que colonizar el oeste, donde están todos lo indios, que los molestan mucho. (…) Hacen lo que hizo el hombre blanco siempre. Mandan ejércitos, como por ejemplo los comandados por la figura del General Custer. Entraban en un lugar y mataban cuarenta mil indios. Pero esa tierra no se la daban a unos amigos suyos. El norte enviaba caravanas de colonos. Si mataban cuarenta mil indios, mandaban cien mil colonos. En lugar de conquistar el desierto, lo colonizaban, ganaban un mercado interno. El norte necesitaba donde ubicar sus mercaderías. Toda burguesía productora necesita un mercado interno y si no lo tiene, lo tiene que crear. (…) Entonces se crea el oeste y forman miles de ciudades y al ferrocaril. (…). El norte se transforma en el taller de Estados Unidos. El taller no está en Inglaterra. El norte le vende al oeste, que también se empieza a desarrollar y el sur queda condenado al monocultivo y a no poder fabricar un cañón. La guerra la ganan los que pueden generar cañones.

Acá, en Argentina, ganó el sur. Porque no pudo desarrollarse un norte. El norte de la Argentina debió haber sido el interior medierraneo, el interior del litoral, con el paraguay. Debió haber derrotado a Buenos Aires para integrarlo a un proyecto nacional que contemplara los intereses de todos y creara un país y no que se concentrara todo en una ciudad importadora y exportadora. ”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s