Por estos días circulaba por la red, un chiste de un tipo que decía que estaba con fiebre, tos y dolor de espalda. Por lo tanto, iba a consultar a un economista. Y es que el discurso económico liberal que nos atraviesa realiza permanentemente analogías médicas: La salud de la economía, depresión, sanear las finanzas, la emisión tóxica. Siguiendo con la parábola médicas, los muchachos repiten las “recetas” y han errado consistentemente los “Diagnósticos”. Aquí y allá son consultadas estas eminencias econoclínicas que ven a la sociedad y las economías como cuerpos amorfos a los cuales hay que sanar del virus estatal. Para más escándalo se pasean por los sets de televisión gritando a los cuatro vientos acerca de la Pandemia Económica, incluso opinando sobre cuestiones de la administración de la enfermedad y qué acciones u omisiones que debería hacer el poder ejecutivo. Nefastos.

El discurso económico ha sido presentado como un conocimiento aséptico, el establishment intenta alejarlo de lo que es: Una ciencia social. Casi como una obsesión, la analogía médica es permanente. Con voz grave y firme siempre tienen la certeza de qué acciones se deben tomar, describen los remedios y el estado del paciente. Como si hubiese leyes físicas, sus intervenciones son fórmulas: La emisión genera inflación.

El mundo está destruyendo los dogmas, los argumentos de las tesis liberales, los Salieris de Friedman, ahora que estamos pasando por una crisis sanitaria-social- económica, repiten como un mantra que el Estado debe retirarse de toda función en la esfera privada. Qué pasaría con una sociedad como la que desean basada en su máxima “Laissez faire et laissez passer; le monde va de lui même” (Dejen hacer y dejen pasar, el mundo va solo). Paradójicamente en argentina los economistas liberales tienen un espacio mediático relevante, usando su terminología hay un rebrote liberal.

Tiene que ver, pienso yo, con que el macrismo no sólo hizo daño económico y social, culturalmente habilitó discursos que hasta hace unos años parecían saldados que estaban dormidos u olvidados. Negacionismo de la dictadura, odio a los pobres y una re escritura liberal de la historia económica. El resurgimiento del discurso neoliberal en lo económico, roza lo payasesco, pero que tiene una prensa y una cantidad de seguidores alarmante ¿El estado debe retirarse de toda función social?; ¿Las leyes laborales sólo sirven para estancar a la economía?; ¿Los pobres lo son porque no tienen cultura de trabajo?; ¿La política es una mierda?; ¿Para qué existen los sindicalistas?; ¿No habría que matarlos a todos?

Nadie sabe, hoy más que nunca, que mundo viviremos, todo es incertidumbre a nivel nacional e internacional. Lo que es seguro es que el paradigma de sociedad está cambiando.  Cómo será el Estado post pandémico. Nadie lo sabe, qué será del sueño americano, cuando por todos lados se convierte en pesadilla.

Los muchachos liberales, portavoces de los grandes poderes económicos, quieren a la gente trabajando porque el trabajo es salud, salud para sus patrimonios. Jamás entenderían que esa normalidad a la cual refieren no existirá en el corto plazo. Es una pandemia, no el efecto tequila, no es la crisis del petróleo. Es una pandemia.

Mientras hoy nuestra agenda periodística se encuentra enmarcada, en la salida de los personas privadas de su libertad, con todo tipo de operaciones para infundir temor a la población. Se retrasa el tratamiento del impuesto a las grandes fortunas. Desde que se presento el proyecto hemos visto correr todo tipo de operaciones: Techint la fortuna más grande de argentina pone en la calle a 1500 personas; Médicos Espías Cubanos; Sueldos de los políticos-Judiciales; Presos Orcos que saldrán a matar gente, sacar a la gente a la calle a cómo de lugar. No sabremos qué nos deparará la próxima opereta. Pero son aullidos de dolor y conflicto. Nunca es fácil cuando debe cambiar un sistema económico y social, siempre es traumático. Mientras tanto los muchachos liberales,  buscan a contra reloj matar al virus estatal, el monstruo no debe expandirse.

Carlo Magno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s