El viaje del héroe

“Tener cintura, la de Orteguita
La dignidad de una cacho te la quita
Montaña Rusa: otra vuelta
¿Te das cuenta? Volvimos a vivir en los Noventa”

El Kuelgue

Los analistas políticos en su mayoría tienen como centro los vaivenes de lo que sucede en la política económica, es decir las grandes decisiones generales y sus consecuencias particulares.  En ese sentido quienes ven a la política con una dinámica estructuralista no pueden sino coincidir que estamos en una situación socioeconómica dramática, de inseguridad y ansiedad: ¿Qué va a pasar? Nadie lo sabe. La deuda es una bomba y una soga que aprieta y vuelve a ensombrecer todo margen de maniobra y soberanía política-económica.

Si. La mirada estructuralista es una mierda. Nos hace mal y nos desencanta.

Nosotros queremos mitos. Héroes. El hombre que se hace así mismo y a la nación, que supera todos los obstáculos debido a su astucia y valentía. Hoy el muchacho de la película es Alberto Fernández. El camino del héroe funciona siempre. Pero la situación de argentina es muy real y sin demasiado margen de maniobra.

Alberto con todos su avales y apoyos debe lograr una quita de la deuda y la aceptación de más plazo. Si no tiene éxito en Argentina peligra seriamente LA relación contractual que tiene una sociedad moderna: “Había una vez unos hombres que vivían en estado natural, pero como son malos querían aprovecharse unos de otros por la fuerza; la guerra permanente era un hecho. Los hombres, entonces en un cuerpo amorfo, deciden entregar parte de su libertad a cambio de seguridad, de leyes que garanticen su vida. Así nace el Estado, en ese contrato originario: Seguridad de la propiedad privada a cambio de reprimir ese salvaje que todo ser humano tiene” Esta ficción es un Hit y ha tenido éxito, aun cuando no hayamos profundizado en las teorías de Locke; Hobbes y otros teóricos del contractualismo. Lo consideramos justo. Es más, pedimos al Estado que cumpla con su promesa. Si lo pensamos un poco, todos los reclamos tienen un componente de este tipo. Pero sin poder decidir soberanamente y con sombra de la deuda por todas partes es posible que la silenciosa desintegración que flota por nuestra sociedad explote. No puede existir programa de gobierno si la bomba macrista sigue activa.

La esperanza, creo yo es que el muchacho de la película ya estuvo allí. Deberá luchar al parecer, no sólo con una oposición horrible e inescrupulosa, sino también con el fuego amigo de varios actores políticos que no están a la altura de la situación y ni por asomo entienden el contexto gravísimo. No es momento de dejar al muchacho solo, de desautorizarlo y darle más problemas. Se nos está desprendiendo el techo de la casa y no es tiempo de preocuparse por la pintura de la cocina.

Carlo Magno

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s