El fusilamiento de Manuel Dorrego

Para comprender la crisis política que se desencadena a partir del asesinato de Manuel Dorrego el 13 de diciembre de 1828, es necesario analizar la raíz del antagonismo entre las distintas regiones, que se desataron con mayor virulencia en torno a la cuestión de la organización del nuevo Estado.

Provincias (des) Unidas del Río de la Plata

A raíz de la crisis del orden colonial desatada por la invasión Napoleónica, un sector heterogéneo de la sociedad criolla se movilizó, decidida a avanzar y ocupar espacios de participación de las decisiones políticas. Buenos Aires comenzó:  encabezó la dirección del movimiento revolucionario iniciado a partir de la destitución del Virrey Cisneros.

La revolución de Mayo, inicialmente porteña, tenía un enorme desafío: extenderse por un vasto territorio y lograr la aceptación de las demás provincias. Las autoridades de la Junta tuvieron una recepción dispar entre la aceptación de algunas y el rechazo de otras provincias. La desconfianza hacia el movimiento porteño se evidenció en el antagonismo de las autoridades de Montevideo, Córdoba, Asunción y el Alto Perú quienes no reconocieron a las nuevas autoridades. Iniciada la guerra por la Independencia se desarticularon los antiguos mercados que unían a las provincias del norte con la región de Potosí. El libre comercio implementado por las nuevas autoridades proveía de los recursos necesarios para financiar la guerra, pero a la vez destruía los mercados locales del interior (que no podían competir en precio y calidad con los productos ingleses que ingresaban por el puerto de Buenos Aires).

En este contexto empezó a evidenciarse la conformación de dos posturas políticas enfrentadas. Una, de composición heterogénea, era la de aquellos que levantaron la bandera de organización confederal para el nuevo Estado y del otro los partidarios de un régimen centralista.

Manuel Dorrego

Dorrego fue un protagonista destacado en las guerras por la Independencia. Participó de las batallas de Suipacha, Tucumán y Salta.

Como señalaba Eduardo Luis Duhalde “su carácter airoso que le valiera el calificativo de “loco”, por parte de muchos de sus conocidos, le costaría ser separado por San Martín del ejercito”.

Partidario de un régimen federal para las provincias Unidas, en 1827 Dorrego fue electo gobernador de la provincia de Buenos Aires, en un contexto de suma fragilidad política: la decisión de la Provincia Oriental de incorporarse a las Provincias Unidas desencadena un conflicto armado con Brasil.

Firmada la paz, Dorrego pago el precio de su decisión: se desencadena un levantamiento militar encabezado por Juan Lavalle resentido por la decisión adoptada.

Como señalaba Adolfo Saldias “El doctor Agüero…y sus copartidarios conspiraban contra Dorrego desde que éste subió al gobierno. Dorrego, por sobre haber contribuido en primera línea a derrocar la presidencia, inspirábale ese rencor incurable, ese despecho cada día más amargo que suelen recoger ciertos políticos cuando, en oposición larga y brillante, satisfacen ciertas manifestaciones de su espíritu, haciendo sentir su capacidad para desbaratar los planes de quienes se creen unitarios, reuníanse secretamente con el designio de restaurarse en el gobierno y de concluir con Dorrego, que era un obstáculo para ellos en Buenos Aires.”

El 13 de diciembre Lavalle toma la decisión que lo perturbará por el resto de su vida: en los campos de Navarro ordena el fusilamiento de Manuel Dorrego.

Ernesto Sábato junto a Falú inmortalizará aquel trágico suceso en el “Romance de la muerte de Juan Lavalle”:

Cielito y cielo enlutado

por la muerte de Dorrego.

Canten guitarras la pena

por un destino tan ciego.

El paso más doloroso,

que traspasó el corazón,

fue ver hincado a Dorrego

pidiéndole a Dios perdón.

La tropa que iba a tirar

y ejecutar lo mandado,

todos a un tiempo lloraron

sin poderlo remediar.

Cielo y cielito enlutado

por el crimen de Lavalle.

Que Dios castigue su suerte

donde quiera que lo halle.

 

Juan Granero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s