El último 27 de octubre se logró lo que ningún partido político en la democracia Argentina pudo: ganarle a un candidato a presidente que intenta la reelección. La perspectiva de que es el único oficialismo en la historia que pierde las elecciones es un menosprecio a la increíble actuación del Frente, la maquinaria de cualquier oficialismo siempre es muy grande y corre con ventaja, el Frente de Todos logro cambiar la dinámica a fuerza de marcar la agenda política, desde el primer golpe efectuado por CFK el sábado 18 de Mayo al anunciar la candidatura a presidente de Alberto Fernández, el oficialismo nunca pudo tomar la iniciativa de la elección, reaccionó demasiado tarde(luego de las PASO) e intentó apelar la épica cuando tenía demasiados golpes encima.
El gobierno que iba a modernizar la política Argentina, el que muchos analistas comparaban con Obama y Kennedy quedo atrás y emprendió la remontada histórica rascando votos de lo más rancio de la derecha negacionista Argentina; sus guiños a los anti derechos, a los evangelista, a los ultra católicos, más que guiños fueron pornografía televisiva , besos a pañuelos celestes, besos de pies de señoras, homenajes a militares muertos en la última dictadura militar, y claro intentar de recuperar lo que siempre menospreciaron, la calle, tal vez en EEUU es algo secundario pero en este país tiene un valor simbólico enorme. Cada uno de estos gestos serán los últimos de un gobierno derrotado.
Mas allá del análisis (necesario) del por qué pudo recortar el oficialismo 6 puntos en 2 meses, en estos momentos de alegría el presidente electo tendrá que hacer lo que mejor sabe, rosquear, dicen que es el primer presidente argentino que viene de la rosca, característica necesaria para manejar una coalición de gobierno con muchos frentes y figuras con un peso específico notable: desde su Vice y la Cámpora, pasando por Sergio Massa, los sindicatos y también gobernadores que aportaron muchísimo, cada uno desde su espacio reclamará lo que cree suyo, cargos y sobre todo caja para hacer política.
Este armado deberá tener una precisión quirúrgica y mostrará los primeros heridos en una coalición que no puede tener fisuras y que le demandarán muchísimas energías a un
presidente que recibe una economía a punto de estallar y una crisis social (sobre todo en la provincia de Bs As) en estado de emergencia.
¿Quiénes serán los primeros heridos? ¿Qué rol ocupará Massa?
Todas estas preguntas serán los primeros desafíos de un presidente con experiencia para
manejarse en aguas de muchos egos y que habla en el lenguaje que todos estos actores
conocen muy bien, el lenguaje peronista.

Juan José Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s