La intención de esta nota es analizar las referencias que hizo José Martí sobre Cuba estando en el exilio, abarcando también su mirada sobre lo que sucedía políticamente en Cuba, ya que Martí fue uno de los máximos luchadores por la independencia de su país.

Para ello me basaré en los libros de poemas de José Martí Versos sencillos, Versos Libres y Versos varios, en el Discurso en conmemoración del 10 de Octubre de 1868, en el Masonic Temple, Nueva York, 10 de octubre de 1888, en el ensayo El poeta Walt Whitman escrito por Martí, La dialéctica de la modernidad, de Angel Rama,

 

Para empezar, diremos que en 1888 José Julián Martí Pérez, nacido en La Habana a mediados de siglo, se encontraba en Estados Unidos. En 1871, durante la Guerra de los diez años por la independencia de Cuba, es deportado a España. Viaja por Europa y América. En 1878 vuelve a Cuba, pero al año siguiente es nuevamente desterrado. Se establece en Nueva York, donde al cumplirse 20 años del Grito de Yará, que marcó el inicio de la guerra del pueblo cubano contra los realistas españoles, José Martí brinda un discurso en conmemoración. En él dice:

 

Heridos, en la agonía del destierro, tan cerca del hueso que no nos parece que cuelga más que de un hilo la vida, ni nos quejamos ni bajamos la cabeza, ni abrimos el puño, ni lo volvemos sobre nuestros hermanos que yerran, ¡ni se lo sacaremos de debajo de la barba al enemigo hasta que deje nuestra tierra libre! Nosotros somos el freno del despotismo futuro, y el único contrario eficaz y verdadero del despotismo presente. Lo que a otros se concede, nosotros somos los que lo conseguimos. Nosotros somos espuela, látigo, realidad, vigía, consuelo. Nosotros unimos lo que otros dividen. Nosotros no morimos. ¡Nosotros somos las reservas de la patria!”

 

Este discurso es una muestra del dolor ante el destierro y el recuerdo de su Cuba natal que marcaron su vida y su obra. No era un hombre que aceptara de brazos cruzados que alguien le impusiera su destino. Entre tantas cosas, era también un guerrero, uno de los más grandes héroes de la independencia de la última colonia española en América, y murió en plena batalla. Pero, cómo él mismo dice en el poema Domingo triste, una parte suya había muerto ya al abandonar la isla.

 

ya no soy vivo: ¡ni lo era
cuando el barco fatal levó las anclasque me arrancaron de la tierra mía!”

Resultado de imagen para cuba jose martí

 

El recuerdo de su país no solo es una remembranza nostálgica y estática. Es un sentimiento activo, con la esperanza del que realmente ama a su lugar en el mundo y a su gente, hasta entregar la vida por ello. Del que sabe que hay que recordar el pasado para poder construir un gran futuro, en libertad e igualdad.

Su deseo siempre fue regresar a Cuba, lo que es una constante en toda la obra de este escritor, periodista y poeta. En el poema Al extranjero, dice:

 

Yo callaré, yo callaré: que nadie
sepa que vivo: que mi patria nunca
sepa que en soledad muero por ella:
si me llaman, iré: yo sólo vivo
porque espero a servirla: así, muriendo,
la sirvo yo mejor que husmeando el modo
de ponerla a los pies del extranjero.”

Lo mismo -tristeza, anhelo y rebeldía- se lee nuevamente en el poema Domingo triste:

Las campanas, el sol, el cielo claro
me llenan de tristeza, y en los ojos
llevo un dolor que el verso compasivo mira,
un rebelde dolor que el verso rompe
¡y es, oh mar, la gaviota pasajeraque rumbo a Cuba va sobre tus olas!“

 

En la poesía de Martí, así como en todas sus otras facetas creativas, estuvo siempre presente el recuerdo, la nostalgia y la lucha por su patria, una necesidad de dejar plasmado en su arte lo que sucedía en Cuba. Por ese motivo se había convertido en un hombre vagabundo.

En su obra podemos entender mejor la convulsionada historia cubana. Esta idea la dejó plasmada el mismo José Martí en un ensayo sobre el poeta norteamericano Walt Whitman:

 

Cada estado social trae su expresión a la literatura, de tal modo que, por las diversas fases de ella, pudiera contarse la historia de los pueblos con más verdad que por sus cronicones y sus décadas.

 

Él creía que la poesía no era solo rimar y contar versos o párrafos. Los poemas debían relatar también la historia de los pueblos y de sus personajes más destacados.

En los Versos Libres, que fueron publicados luego de la muerte del autor, se deja ver claramente la tristeza de vivir en la ciudad, añorando sus años en Cuba.

Por ejemplo, el poema titulado Hierro, describe lo siguiente:

 

Mi mal es rudo; la ciudad lo encona;
Lo alivia el campo inmenso. ¡Otro más vasto
lo aliviará mejor! -Y las oscuras
tardes me atraen, cual si mi patria fuera
la dilatada sombra.
¡Sólo las flores del paterno prado
tienen olor! ¡Sólo las seibas patrias
del sol amparan! Como en vaga nube
por suelo extraño se anda; las miradas
injurias nos parecen, y ¡el Sol mismo,
más que en grato calor, enciende en ira!
¡No de voces queridas puebla el eco
los aires de otras tierras: y no vuelan
del arbolar espeso entre las ramas
los pálidos espíritus amados!
De carne viva y profanadas frutas
viven los hombres, ¡ay! ¡mas el proscripto
de sus entrañas propias se alimenta!”

 

Hay una clara contraposición entre ciudad y naturaleza, entre el destierro y Cuba. La experiencia de la ciudad -algo temible y fascinante a la vez- se nota claramente en poemas donde lo contrapone a la naturaleza, o describe sus males. El hartazgo de la vida en la ciudad, que se agudiza durante su estadía en Nueva York, se contrapone generalmente con el recuerdo de la placidez de la vida cubana. Lo expresa en el poema Envilece, devora:

 

Envilece, devora, enferma, embriaga
La vida de ciudad: se come el ruido,
Como un corcel la yerba, la poesía.”

 

Viviendo en esos países que le son tan extraños -pero los cuales le dan muchas oportunidades de aprendizaje para poner en práctica en su país- es que poné en todo momento el ojo en la situación social y política cubana.

En el texto La dialéctica de la modernidad, de Angel Rama, es explicada esta postura de Martí:

 

Martí se pliega a un pensamiento que equipara historia y literatura, entendiendo a la última como simple expresión de la primera, pero al mismo tiempo debe redefinir la historia como su historia, la de la comarca latinoamericana sometida, expoliada o abandonada.”

 

En el prólogo a los Versos sencillos, escritos durante la Conferencia internacional Americana reunida en Washington, escribió lo siguiente:

 

Mis amigos saben cómo se me salieron estos versos del corazón. Fue aquel invierno de angustia, en que por la ignorancia, o por fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington, bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos. (…) El horror y vergüenza en que me tuvo el temor legítimo de que pudiéramos los cubanos, con manos parricidas, ayudar el plan insensato de apartar a Cuba, para bien único de un nuevo amo disimulado, de la patria que la reclama y en ella se completa, de la patria hispanoamericana.”

 

De sus cuarenta y dos años de vida, solamente pasó diecinueve en Cuba. Los otros veintitres los sufrió en el exilio. Cuando volvió a su patria para iniciar la guerra que llevaría a la isla del Caribe a la independencia, fue asesinado a los pocos días. Pasó más tiempo fuera, que dentro de su patria. Pero eso no hizo amainar su patriotismo.

Cuba fue, quizás, su más importante leitmotiv para componer una extensa obra, aun sin poder habitarla.

Habitando Nueva York, o como dijo una vez el propio Martí, “las entrañas del monstruo”, escribió un día el poema A Néstor Ponce de León, en el que demuestra todo su amor su isla y su gente:

 

 “En la patria de mi amor
Quisiera yo ver nacer
El pueblo que puede ser,
Sin odios y sin color.”

 

René Ruiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s