El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El domingo a la noche fue la ultima oportunidad de los candidatos de mirarse a la cara y aunque sea de manera indirecta decirse lo que pensaban. Claro que ese pensar estaría mediado por la estrategia electoral. Todos esperamos con mas o menos expectativa el debate, el formato le quitaba riqueza a lo que pude ser un dialogo intenso y esclarecedor. Sin interacción directa, la palabra debate es completamente inadecuada. Pero no es esto lo mas importante. Lo sustancial es que el epilogo del día dio paso a la apertura de una semana que sera la ultima antes del fin de un proceso político y el inicio de otro. Son días que deberían servir para reflexionar y realizar un balance de estos últimos cuatro años para de esta manera posicionarnos de cara al futuro.

Ahora bien esta claro que todos los procesos políticos, aquellos que son liderados por una coalición, movimiento o partido, están repletos de contradicciones. De hecho el ser humano se compone principalmente de ellas. En ocasiones odiamos cosas que la semana siguiente veremos con cariño o justamente lo contrario. Incluso en el mismo día pueden darse la situación en donde a la mañana se piensa de una manera y a la noche el parecer mágicamente cambia. El estado de animo puede tener mucho que ver con esto.

En un mismo gobierno puede haber sectores conservadores que impulsen medidas de mano dura y sectores progresistas que las cuestionen y traten de generar alternativas. El arte de la política encuentra en esos momentos su razón de ser, la construcción de consensos entre aquellos que no se sentarían a tomar un café. Hasta acá lo obvio. La alternativa seria ir al extremo, subirse a la tanqueta o pintar banderas de rojo. Que me disculpen los troskos pero si en algún momento decido creer en utopías sera alguna que garantice la vida eterna. Por ahora, ateo.

Entonces un 2015 llego el macrismo y puso en crisis el concepto de contradicción. Por que como decíamos, la política es administrar el conflicto, generar poder a partir del lazo trazado entre las contradicciones pero no construir un discurso basado en pilares que serán falseados día tras día. Un relato cuyo único sustento seria el marketing pero que no tendría ningún anclaje material, real. Varios fueron los pilares de papel: pobreza cero, la transparencia, la república, dialogo y consenso, unión, alegría, eficiencia, calidad de gestión. No hubo uno cercano a la realidad. En definitiva, al falsear la contradicción se elimino la política y quedamos en manos de la idiota bigdata.

Para contribuir a la reflexión, cuya conclusión debe manifestarse en el cuarto oscuro, brindamos un repaso del relato macrista a través de imágenes. Porque la imagen es una de las mejores guías para entender una representación visual de la vida política y cultural pretérita. Son una forma importante de documento histórico. Como escribió el historiador británico Peter Burke “las imágenes nos permiten imaginar el pasado de un modo mas vivo, al situarnos frente a una imagen nos situamos frente a la historia”.

Ignacio Calza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s