Una partida de Ajedrez

A principios de la década del setenta, el sueño de Ongania de gobernar por 20 años para, de una vez y para siempre, reformar la sociedad estaba llegando a su fin. El onganiato no pudo controlar el conflicto social en un país que era un hervidero, el Cordobazo y la muerte de Aramburu por Montoneros marcaron su salida de la presidencia. Luego de un breve paso de Levingston como presidente del gobierno de facto, Lanusse es quien toma las riendas de la fuerzas armadas y del país. Es con la llegada de Lanusse como presidente que comienza una partida de ajedrez con un océano de por medio entre él y Perón. Una Argentina sin el peronismo es imposible, los votos en blancos, los votos hacia otros partidos o el neoperonismo demostraron la necesidad de integrar al peronismo proscripto a la vida democrática.

Lanusse busca con el Gran Acuerdo Nacional que el viejo líder exiliado bendiga una fórmula presidencial que lo postule como candidato.  Perón en España recibía los enviados de las fuerzas armadas para la negociación, una salida democrática limpia y sin proscripciones y la devolución del cadáver de Eva fueron sus exigencias, la dictadura le envía el cadáver a Puerta de Hierro y llama a elecciones sin prohibiciones partidarias. El último intento de Lanusse para integrar al peronismo sin Perón es la ley que impide que un funcionario público se postule (Lanusse), pero tampoco lo podrian hacer personas que no estuviesen viviendo en el país para antes de las elecciones, el viejo líder desde España afirma que ninguna ley le va a prohibir ser candidato, Perón hizo jaque mate en pocos movimientos. 

La campaña del Frejuli

Perón regresa el país a fines del año 1972 para designar a la formula Cámpora-Solano Lima como los candidatos del Frejuli en las elecciones del año entrante. Las listas estarían compuestas por todos los sectores del movimiento, con la novedad de la integración de la juventud. Estos pusieron el “lomo” con la lucha armada y por eso entendían que debían tener mayor protagonismo y , porque no, conducir el movimiento junto a Perón. El viejo líder con su idea de sumar uno a uno bendijo la lucha armada y a la juventud maravillosa, pero una vez conseguidas las elecciones limpias les sugirió paciencia, formación y que se encarguen de la fundación Evita para obtener experiencia en el traspaso generacional.

 Pese a la desconfianza hacia Cámpora, la juventud le puso la  mística necesaria a la campaña con actos de gran convocatoria como el de la federación de Box o el de la cancha de Nueva Chicago. Con un mensaje claro y directo:  resaltar los logros del pasado y apuntar a un futuro de liberación nacional y bonanza económica.

La fórmula Cámpora –Solano Lima gana las elecciones del año 1973 con un porcentaje del 49%, pese a que no se llegaba al 50 % necesario impuesto por la ley de ballotage de Lanusse,  el radicalismo y su líder Balbin deciden aceptar la derrota y cancelar una segunda vuelta innecesaria.

El peronismo había vuelto al poder tras años de proscripción y represión.

Cámpora al gobierno, Perón al poder.

Tras la asunción de Cámpora, se genera una ebullición popular, era un día de festejo, pero también de reclamo por los presos políticos. Uno de los lemas de campaña fue “ni un solo día con presos políticos” , la juventud le haría cumplir esa promesa a las pocas  horas de haber asumido. Ellos veían en Cámpora y su gobierno el canal necesario para conseguir la patria socialista añorada. Puiggros en la Uba, Jauretche en Eudeba, cinco gobernaciones demostraron el alcance del nuevo sector de poder del movimiento, la juventud estaba siendo protagonista del nuevo gobierno popular. 

Para mitigar la crisis económica que dejó la dictadura, Cámpora implementó medidas como precios máximos de carne, congelamiento de precios de medicamentos y aumentos salariales de entre 10 y 20 %. Pese a esto la cuestión social dominaba la escena nacional, el ERP seguía realizando operaciones no “contra el nuevo gobierno, sino contra los militares y empresarios”, desgastando a Cámpora y poniéndolo en la difícil situación de reprimir y combatir a este grupo armado o no hacerlo, cualquiera decisión que tome sería condenada por un sector del movimiento.

La vuelta definitiva de Perón sería el 20 de Junio. Es tal vez en este acontecimiento donde se demuestran la crisis interna del movimiento, el palco es el lugar estratégico para ocupar, y la juventud y el sindicalismo se los disputan a los tiros.  Perón tiene que aterrizar en la base aérea de Morón porqué se le comunica que no se puede garantizar su seguridad. Lo que debió ser una fiesta popular término de la peor manera. Desde distintos sectores se plantea que sólo Perón puede pacificar el país, Cámpora decide renunciar tras 49 días como presidente. La primavera camporista había terminado de la peor manera, aunque los años venideros serían todavía más trágicos.

Diego Leonesi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s