Sonaba el himno a las Malvinas en el patio del Colegio. Eran las siete de la mañana y nos estábamos cagando frío. Siempre me pareció inentendible esa tortura escolar. Agonizaba el gobierno de De la Rúa. Nosotros no éramos Los Pumas. No. No nos emocionaba el himno, no teníamos más que alguna banda contestataría que seguir, nos chupaba un huevo la política.

Luego del himno, un veterano de Malvinas dijo unas palabras. Nosotros nos cagamos de risa, no de él, ni registrábamos lo que decía ese héroe. Podría haber estado cualquier persona y nosotros estaríamos boludeando. Hablando del último sketch de  Videomatch supongo.

Ni lo vimos. Se nos acercó Gabriel Molina, el jefe de preceptores, casi con la mirada nos sacó de la fila. Nos llevó a mí y a Pablo a dirección. Esperábamos amonestaciones o alguna represalia parecida, en cambio nos dijo: – Pendejos pelotudos, la dominación primero es cultural, después es económica.

Nos dijo eso y nos dejo ir. Nosotros nos cagamos de risa varios años más.

Hoy cuando veo el macrismo en franca retirada, no puedo dejar de pensar en esas palabras. No sólo deja un país devastado en lo económico, una estructura social desmembrada. No es sólo eso y que ya de por sí es demasiado para un solo periodo presidencial.  En tan poco tiempo, rompieron todo. Pero ésta nueva derecha habilitó discursos y odios en un sector de la población, que estaban dormidos u olvidados. Negacionismo de la dictadura, odio a los pobres y una re escritura liberal de la historia económica. El resurgimiento del discurso neoliberal en lo económico, roza lo payasesco, pero que tiene una prensa y una cantidad de seguidores alarmante.

Además desde hace un tiempo, en las discusiones cuasi políticas se tiende a debatir cuestiones que ya pensamos saldadas como sociedad: ¿El estado debe retirarse de toda función social?; ¿Las leyes laborales sólo sirven para estancar a la economía?; ¿Los pobres lo son porque no tienen cultura de trabajo?; ¿La política es una mierda?; ¿Para qué existen los sindicalistas? ; ¿No habría que matarlos a todos?

El futuro no sólo será el intento de reconstruir un país que es una bomba económica. La pesada herencia también tendrá como condimento, la de lidiar con el peligroso discurso antípolitico y negador del otro, una grieta que el  macrismo abrió y por la cual no deja de salir una infección de dominación cultural.

Carlo Magno

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s