Novela “Últimos días de la víctima”:

Análisis, resumen y crítica del libro “Últimos días de la víctima”, del escritor y filósofo argentino José Pablo Feinmann.

*

Últimos días de la víctima es, en su estructura inicial, un policial clásico. Una novela en la que un asesino a sueldo tiene por encargo matar a otra persona de la que sabe muy poco. Sin embargo, a medida que avanza la trama, se vuelve más psicológica e introspectiva, dejando por momentos de lado la acción típica de las novelas policiales para cederle paso a las cavilaciones de Mendizábal, el profesional del crimen.

La trama se desarrolla en torno a la tensión que se genera entre los dos personajes principales: Mendizábal y su víctima, Rodolfo Kulpe.

Mendizábal, a punto de cumplir cincuenta años, pasa sus días en una casa de Saavedra. Es un hombre metódico y obsesivo con su trabajo. Lejos de ser un matón común y corriente, es un personaje complejo, solitario, atormentado por sus pensamientos y con fama de ser el mejor en el mundo criminal.

Cuando recibe el trabajo de asesinar a Kulpe, de parte de un personaje del que solamente se sabe que es un “hombre importante”, se le aclara que lo buscan a él para llevar adelante el crimen porque necesitan alguien que se tome el tiempo necesario para hacer las cosas sin dejar huellas. El “hombre importante” dice: “Nos gusta su modo de trabajar, Mendizábal, y veo que usted lo sabe. Nos gusta, digamos, su pulcritud. Y no nos importa pagarla por lo que vale”.

Gran parte de la historia transcurre dentro de la cabeza de Mendizábal, en la que el narrador omnisciente bucea a su antojo. Sus obsesiones, sus miedos, sus placeres y sus odios lo llevan a mimetizarse con su víctima, Rodolfo Kulpe, veinte años más joven que él, el otro personaje principal.

Kulpe, que vive en un departamento del barrio de Belgrano, es todo lo que no es Mendizábal; joven, rubio, alto; a diferencia de su victimario que es morocho, robusto y de baja estatura. Además, tiene un buen pasar económico, una mujer llamada Amanda, con la que se encuentra todos los días en las barrancas de Belgrano, un niño al que Kulpe trata como a un hijo, aunque no lo es, y una amante llamada Cecilia, bailarina en un cabaret. Con Cecilia tiene una relación apasionada y con Amanda una relación más conflictiva.

Mendizábal no se muestra conforme con su vida y ve en su víctima una forma de escapar de su existencia huraña y solitaria. Tiene cincuenta años. No tiene pareja ni amigos. Es exitoso en su trabajo, pero este ya no reviste grandes emociones para él. Hasta fue olvidando la cara y las historias de aquellos a quienes asesinó a lo largo de su vida. En el seguimiento que hace de Kulpe, acaba por enamorarse de Amanda y de Cecilia. Al acercarse demasiado a ellas e intentar conquistarlas, arriesga la operación para la que había sido contratado.

Por fuera de la relación entre Mendizábal y Kulpe, hay un personaje, que es secundario pero que tiene gran importancia para crear la tensión necesaria en la novela. Este personaje se llama Peña y es el contacto entre “el hombre importante” y Mendizabal. Peña es otro asesino a sueldo, pero más descarnado y directo para llevar a cabo su trabajo. No anda con vueltas. Es una persona sencilla, de aspecto vulgar, que alguna vez trabajó en un frigorífico.

En un encuentro que tiene en un restaurante con Mendizábal, dice: “Después de trabajar en el frigorífico fui cambiando de trabajos, sin mucha suerte. Hasta que me enganché con los fierros y me llamó el patrón”. Si tenemos en cuenta que la novela fue publicada en 1979 y transcurre en los primeros años de la dictadura militar, la frase “hasta que me enganché con los fierros” adquiere un sentido que no hay que pasar de largo. Se convierte en una marca de época, un elemento histórico importante. Los años setenta en la Argentina estuvieron marcados a fuego por la violencia. Comenzaron con la dictadura de Lanusse. El retorno de Perón se avecinaba en medio de una creciente espiral de violencia generalizada. Una parte importante de la juventud había optado por la lucha armada contra el régimen. Finalmente, tras la muerte de Perón asume el gobierno de Isabel Martínez de Perón, que es derrocada en 1976 por una junta militar que instaura la última y más sangrienta dictadura de la historia argentina. En este contexto transcurre la novela de José Pablo Feinmann, y Peña es un claro ejemplo de los personajes que toman partido en esa lucha que surgió del momento histórico que vivió el país.

Cuando Peña comenzó a trabajar para el “hombre importante” había admirado el trabajo de Mendizábal, pero con el tiempo acabó por sentir resentimiento. Dice Peña: “es cierto que me revienta su manera de trabajar, sus mariconerías, y sus vueltas para liquidar. (…) Su pulcritud, como dice siempre el patrón. Eso sí que me revienta: su podrida pulcritud. Y más me revienta todavía que lo prefieran a usted, que le den los mejores trabajos, los más caros”. Este personaje se convierte en una amenaza constante para Mendizábal, lo cual lo lleva a cometer varios errores.

El libro está dividido en tres partes. La primera se llama “Siguiendo a Kulpe”, la segunda “Buscando a Kulpe” y la final lleva por nombre “Kulpe”. A la vez, estas partes están divididas en pequeños capítulos. Toda la estructura que arma a lo largo de las 259 páginas y que mantiene una lógica argumental sin saltos temporales, la resuelve con una sola oración a cargo de Kulpe: “No tengo nada contra usted, Mendizábal. Pero tengo un trabajo que cumplir”.

El complejo entramado del argumento se define en un final abrupto y sorpresivo.

René Ruiz

 

José Pablo Feinman últimos días de la víctima, análisis de ultimos dias de la victima, ultimos días de la víctima José Pablo Feinman, novelas de jose pablo feinmann, ultimos dias de la victima de feinmann.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s