Sin sustento teórico ni argumentativo la campaña electoral gira alrededor del único aliado del oficialismo: El miedo.  ¿Miedo a qué? nos preguntamos y eso depende del momento de campaña: La primera acusación la ejerció un peronista y actual precandidato a Vicepresidente, sí, Micky…agitando la bandera desde el inicio, el peronista de Perón no dudo y salió a acusar de comunista al actual candidato a gobernador ¿Macartismo? qué importa, estamos en campaña y tal vez tocamos algún jubilado con resabios de odios lejanos y sumamos unos porotos.

Cada uno de los ataques es replicado y analizado por el “periodismo independiente”. En estos momentos la que salió a cruzar fuerte es María Santísima Vidal, patrona de los humildes y actual gobernadora de una de las provincias donde más creció el desempleo y la pobreza en los últimos tres años. A Mariu le tocó utilizar el hit de campaña “Volver al pasado” sin el De Lorean pero con un discurso y una sobre actuación que asustaría hasta a las viejas pelis argentas, utilizando metáforas de trenes sin frenos, mafias Italianas, carteles de droga y la inagotable historia de que los pobres no usaban zapatillas blancas porque vivían en calles de tierra.Como todos sabemos el color blanco estaba prohibido para los pobres y gracias a ella los nuevos pobres que sus políticas crearon pueden elegir el color que quieran…  “anda a saber con que plata compran las zapatillas” pero bueno… esos detalles se los dejan a los mafiosos Peronistas que intentan politizar la política

El odio

Según coinciden analistas políticos, Trump, tocó el nervio del odio a través de las fake news utilizando las redes sociales y los datos personales que les suministraba el buen emprendedor Mark Zuckerberg. De ese modo les vendía exactamente lo que el usuario-votante que quería comprar y claro está, que le confirmara todos los prejuicios hacia Hilary.

Acá es un poco más sencillo ya que el gran porcentaje de los medios de comunicación replican como un agente de prensa cada movida de campaña del actual oficialismo. Facebook la tenes adentro.

¿Nerviosos?

A medida que las PASO se acercan el discurso del Macrismo aumenta los decibeles: gritos en actos apelando la épica de la república, el fin de las mafias, señalando corruptos, exagerando los asfaltos realizados y sobre todo agitando fantasmas inexistentes como el fin de la democracia. Algunos creen que son manotazos de desesperación, pero si hay algo que el Macrismo no hace es hablar en forma individual, y menos en plena campaña, cada uno toma el rol que debe o que le toca según el gurú Ecuatoriano, si se tiene que esconder lo hacen, hasta la incontrolable Carrio se esconde cuando es necesario o el actual jefe de gabinete que al parecer tiene prohibida la palabra.

Lo cierto que es solo el comienzo de una campaña larguísima, que al parecer comenzó apelando a los sentimientos y emociones de una sociedad que mantiene intacta su intolerancia hacía el peronismo. Aunque la economía se precariza, el endeudamiento es indiscriminado, el consumo cae, hay presos políticos, falsos debates, ajustes, reforma previsional, tarifazos, funcionarios off Shore, conflictos de intereses, despidos, alto aval de la represión. Todo eso, no hace mermar a un macrismo que tiene una aceitado aparato comunicacional y hasta sentimental. Vidal es la leona luchando contra las mafías y ella es la cara de la campaña. 

En tanto del otro lado Cristina, Alberto y Massa jugaron sus fichas como deberían hacerlo.  Desde este espacio decíamos en febrero de 2019 “Nuestro Leviatán, el peronismo, ese monstruo para gobernar la argentina, hoy se encuentra fragmentado y no hay señal de que alguien agarre la plasticola. Alberto Fernández parece en cada una de sus intervenciones como el único tipo de nivel y experiencia que entiende las circunstancias que se juegan en 2019. Intenta unir, ser el nexo. ¿Alcanzará? ¿Estamos a tiempo?”No hay nada que reprocharse. Hicieron lo que hay que hacer

En el año 1992, en pleno auge menemista Raúl Alfonsín planteaba Si la sociedad se hubiese derechizado, lo que la UCR debe hacer es prepararse para perder elecciones, pero nunca hacerse conservadora”. Pero esa no es solución para el campo popular, para el peronismo, ¿hace falta describir que sería de Argentina con un nuevo gobierno macrista? Hay que ganar, tan definitivo y simple como eso. 

Juan Jose Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s