Sinceramente: Todo best seller es politico.

Un muchacho de traje y corbata parado en el centro del salón de la librería El Ateneo de la calle Florida al trescientos intenta organizar el caos.

-Entonces, vos estás primera, después vos…

-Yo llegué atrás de él.

-Bueno, vos después de él y después estoy yo.

Un grupo de quince personas se organizaba en asamblea para conseguir el libro “Sinceramente”, de Cristina Fernández de Kirchner, que publicó Sudamericana. Uno de los empleados de la librería había dicho que la editorial prometió entregar esa tarde 150 ejemplares, pero no saben el horario. Ayer se acabaron en un rato, dice otra empleada.

Los que aguardan por el libro aparentan no estar molestos por la espera. Por el contrario, hay camaradería entre ellos. Parecen entusiasmados, son una isla entre la gente seria que mira libros en las estanterías de madera oscura y elegante.

Afuera cae una lluvia fina y molesta que encharca la calle Florida. El autor de la nota sale a la calle y camina hasta la librería Cúspide de la Avenida Corrientes al quinientos. El día anterior, uno de los integrantes de la revista Marfil se había preguntado si Cúspide, parte del Grupo Clarín, se iba a perder el negocio de venderlo. Y no, el Grupo Clarín no se pierde ningún negocio.

-Ayer llegaron cerca de seiscientos y se acabaron en dos horas. Hoy llegaron seiscientos más y se agotaron, los seiscientos que me prometieron para el lunes están reservados. No se sabe cuantos van a traer el martes, por eso todavía no estoy tomando reservas.

Sale de Cúspide y vuelve al Ateneo de Florida. Cada vez son más. Les pide si quieren que les saque una foto. Acceden felices y posan con orgullosos dedos en V. Parecen a punto de subirse a un micro para irse de viaje de egresados.

*

En los grupos de Whatsapp empiezan a circular versiones en PDF.

-Lo conseguí gratis -dice el padre del autor de esta crónica en el grupo de la familia y pasa un archivo que supuestamente contiene trescientas páginas. Viene acompañado de un texto que dice: “Todavía no volvió y ya está reactivando la economía”. El marido de su hermana (¿quién no tiene un cuñado querido, pero medio gorilón?), dice que la única economía que reactiva es la suya y cuando alguien pregunta si no será un virus el cuñado dice que sí, un virus que te vuelve un fanático Cristinista.

El archivo no contiene el libro de Cristina. Cuando lo abre aparece el dibujo de una rata y la frase: “No seas rata, compra el libro”.

Distintos PDF llegan por varios grupos más. No se anima a abrir ninguno.

*

Al cronista no hay nada que le interese menos que las cuestiones judiciales. Se resignó a no entender absolutamente nada de juzgados, fiscales, procesamientos, etc. No le interesa, no quiere entrar en ese juego. Los juzgados le dan fobia. En este tiempo en que nadie habla de viviendas populares, de soberanía alimenticia, de las economías regionales, del cuidado del medio ambiente, etc, y todo pasa por los juzgados, no tiene otra que intentar evitar el tema con todas sus fuerzas. Pero no la tiene fácil.

El 29/04 se conoce la noticia de que el juez Bonadío pidió acceso al contrato de la editorial Sudamericana para suspender los pagos a la autora del libro.

La noticia aburre y no sorprende. La sensación es bastante opresiva, al estilo de una novela de Kafka. La dictadura del derecho penal.

*

Sobre la calle Alvear, en la localidad de Martínez, una de las más ricas de la Zona Norte del Gran Buenos Aires, hay tres librerías que venden libros nuevos en las cuatro cuadras más céntricas. El autor supone que allí será más fácil de conseguir.

Durante las elecciones presidenciales de 2015 en el partido de San Isidro, al que pertenece Martínez, Mauricio Macri obtuvo 114566 votos, contra tan solo 44130 que fueron para Daniel Scioli.

El hermano del cronista de Marfil le había pedido que si lo conseguía, se lo compre. Sin embargo, el libro parecía agotado también en aquel municipio conservador y con grandes sectores oligarcas en el que la familia Posse gobierna desde hace décadas (porque los caudillos no crecen solo en los barrios pobres y los punteros no son únicamente peronistas, aunque algunos se hagan los distraídos).

En la última librería a la que ingresa, La Boutique del Libro, tienen algunas cajas desparramadas al otro lado del mostrador con los libros de tapa azul y letras blancas de la doctora Fernández de Kirchner. Intenta hacer algunas preguntas para saber como se vendió el libro, pero le responden con cara de pocos amigos.

Finalmente lo consigue. Fue el ídolo de su hermano mayor durante algunas horas.

*

Es una rockstar, dijo uno de los integrantes de Marfil. Es el Indio Solari de la política, dijo otro. Y sí, el libro que escribió dio mucho que hablar.

Por ejemplo, el periodista Marcelo Longobardi dijo los siguiente: “No sé si la palabra es terrible, el libro es una porquería. Es un testimonio menor. Lo digo de verdad, mira que no soy tan agresivo con mis comentarios”.

Joaquín Morales Solá, dijo lo suyo: “Cuando se miran los párrafos que trascendieron del libro, se nota que Cristina está en registro electoral. Cristina tiene dos registros: el registro electoral y el registro del poder.”

Alejandro Borensztein escribió para Clarín: “Aunque no le dé para ganar el Nobel de Literatura, el libro es muy valioso porque ayuda a comprender lo que piensa la ex presidenta y, por ende, es una ayuda invalorable para que Macri y sus cracks puedan remontar este difícil momento del que no saben como salir.”

Alfredo Casero, en su registro más ordinario y bobalicón, dijo: “Debería llamarse sinceramente chorra”.

Hablar es gratis.

*

El autor de la nota solo llegó a leer el prólogo. En un acto de generosidad inusitado y del que se arrepintió rápido, solo compró un ejemplar para su hermano. Motivo por lo cual no va a opinar de su contenido.

Incansable, pero sin suerte, sigue visitando librerías. Volvió a la sucursal del Ateneo de la calle Florida. Una señora se llevó el último ejemplar delante suyo.

Desanimado, buscó la lista de los libros más vendidos que siempre estuvo junto a la puerta de un ascensor. En el lugar donde suele estar habían colocado un revistero.

Es difícil esconder lo evidente: CFK es el personaje más influyente de la Argentina. ¿Qué duda cabe?

 

Sebastián Pujol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s