La misa había concluido en la Catedral. Los pocos transeúntes que caminaban sus pasillos eran turistas de vaya a saber de  qué continente eran. Afuera, una brisa refrescante de otoño invadía la nave de la casa religiosa. La Plaza de Mayo mantenía un dinamismo inusual, como si no supieran los que por ella caminaban que ese día pasaba algo muy importante.

Un taconear de zapatos marcaba un tiempo presuroso y a destiempo. Un hombre de unos sesenta años camina hacia el altar, y tal vez más precisamente, al confesionario. La puerta de aquel que iba a escuchar, estaba cerrada, pero entre la puerta calada con motivos religiosos, un hombre vestido de hábito rezaba, como si nunca se cansara. Éste escucha el taconear nervioso y alza la vista y entrevé por la puerta y posteriormente, consulta su reloj, que su cita no se retrase.

El hombre que llega, entra en la puerta del confesante, se ubica en su asiento y lanza un soplido lo suficientemente sonoro, que se escucha en el habitáculo contiguo. La puerta ventana que oficia de intermedio entre ambos ambientes se abre. Al sesentón,  hace tiempo le transpiran las manos.

-Hola hijo.

-Hola monseñor.

-Por favor, hijo, llámeme padre Jorge. Además, usted es mi amigo.

-Esta bien – dice el hombre recién venido- Padre, he pecado.

-Cuéntame, hijo mío.

-Es muy difícil de explicarle padre. Tengo mucha vergüenza.

-¿Usted confía en el Señor?

-Si, por supuesto

-Entonces confíe en mí; soy su mensajero.

El hombre permanece en silencio, y a los segundos, éste saca el sobre de una carta del maletín que llegaba consigo.

-Tal vez esto me ayude a explicarle.

La carta es pasada por un pequeño hueco en la división del lugar. Monseñor empieza a leer la carta, y la termina decorando con sus ojos.

-¿ Que es esto?

-Es mi testamento.

-¿Esta usted enfermo, Fito?

-No, para nada.

-Entonces, no entiendo todo esto.

-Padre Jorge, estoy pensando en suicidarme.

-¡¿Pero usted está loco?! ¿Cúal puede ser la causa para pensar hacer semejante locura.

-Me da vergüenza decirlo, Padre

-Pues hablé y déjese de jorobar. ¿Es una mujer?

-No es eso. Con mi mujer está todo más que bien.

-¿Es su trabajo entonces?

-Tampoco, en el puesto de diarios venimos bien también.

-¿ Entonces qué carajo le pasa, Fito?

-Es San Lorenzo, padre.

-¿ San Lorenzo? ¿ Que pasó con San Lorenzo?

-Y lo de hoy, Padre. Hoy nos vamos. Otra vez.

-Dígame una cosa: ¿usted piensa rajarse un tiro porque piensa que hoy nos vamos a la B?

-Si.

-Pero Fito, está todo arreglado.

-¿ Arreglado?

-Si. Nosotros jugamos con el caballo del comisario, viejo.

-¿Como es eso?

-Le voy a decir un secreto, pero prometa guardarlo.

-Si, padre, de eso depende mi vida.

-Bueno, el otro día tuve una revelación. El señor se apareció ante mi.

-¿En serio?

-Si. Y me dijo una cosa: que era hincha de San Lorenzo.

-Me está jodiendo…

-¿Cómo lo voy a estar jodiendo? Soy el arzobispo de la ciudad de Buenos Aires, che.

-Perdón, padre.  ¿ Y que más le dijo padre Jorge?

-Nada más; parece que estaba apurado, no sé. Sin embargo, tuve una revelación: no había dudas, era de San Lorenzo.

-¿ Por qué llegó a esa conclusión padre?

-Póngase a pensar en lo siguiente: se dice que el fundador, por así decirlo, de San Lorenzo fue el Padre Lorenzo Massa, un cura, un hombre del Señor. A San Lorenzo le dicen, entre otros apodos, el santo. Hemos tenido la mejores delanteros del fútbol argentino con nuestra camiseta: Pontoni, Martino y Scotta. El mejor mediocampista: Telch. La mejor hinchada del mundo. Somos de Boedo, el barrio más porteño de todos. Tenemos de hijos a Boca y Huracán. No hay dudas, hijo, Dios es del Ciclón.

-Perdón, por decir esto padre, pero solo los únicos de los grandes que no..

-¿La Libertadores? Mire Fito, voy a ser claro con usted. Cuando crucificaron a Cristo, el que perdió un hijo fue Dios. Eso quiere decir que siempre va a ver grises. Nos quitaron el Gasómetro, pero Dios siempre vuelve. No tenemos la copa, pero Dios siempre gana. Déjese de embromar. Jugamos con uno más. Y se lo voy a demostrar ¿sabe que hora es?

-Las 7 de la tarde…El partido ¡ ya terminó!

-Mire lo que traigo siempre conmigo en la sotana

-¿ Qué es? ¿ Una Skipa? ¿Trae una radio abajo de la sotana?

-Si. Le juego un avemaría a que San Lorenzo se salvó del descenso.

-Hecho

El padre Jorge sintoniza el dial y ambos escuchan atentamente

“ ¡Que final señores! ¡ Arsenal de Sarandí se coronó campeón al vencer uno a cero a Belgrano. Tigre zafó de la promoción al empatar en dos con Independiente en Victoria. Pero la noticia del día se dió en el Bajo Flores, donde al San Lorenzo de Caruso, el mismo que todos daban por muerto, ha vencido a San Martin de San Juan por cuatro a dos y llegó milagrosamente a la promocion”.

-Vamos San Lorenzo viejo y peludo nomás- gritó el padre Jorge.

-Vamos todavía- gritó Fito.

-¿Quien iba a decir que Caruso Lombardi le iba a salvar la vida?

-Gracias padre, se lo agradezco mucho.

-Agradezcamos al Señor. Y otra cosa: dele un par de años para la Libertadores, se tiene que acostumbrar a ser hincha de un equipo.

-¿A quien?

-A Dios, hombre.

Jorge Bergoglio en los años consiguientes fue elegido Papa, en reemplazo de Joseph Ratzinger ( Benedicto XVI). Sigue viviendo con la misma humildad que cuando vivía en el barrio de Flores.

San Lorenzo no solo ganó la promoción 2012 ante Instituto de Córdoba, sino que en el año 2014 ganó por primera vez la Copa Libertadores de América. Y por último en el año 2016, se firmó el documento definitivo de su vuelta a su barrio de nacimiento, Boedo.

Fabian Fazzini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s