El ocho de marzo es el Paro Internacional de Mujeres, lesbianas, travestis, trans y les no binares. Paramos las oficinistas, las militantes, las amas de casa, las docentes, las cocineras, las mecánicas y las jefas. Paramos todas. Paramos las conductoras de radio, las periodistas y las políticas. Paramos de trabajar y marchamos.

¿Por qué paramos?

Es evidente que el paro es la instancia que más logra visibilizar un pedido de urgencia. Ya sea una emergencia alimenticia, una paritaria nacional o exigir que el estado deje de ausentarse tras el incremento de femicidios en la Argentina. Paramos para que nos escuchen y nos vean. Para que nos registren y entiendan que ser mujer, lesbiana, travesti, trans y no binarie, en este mundo, implica ser y estar marginadx; a su vez implica que nos asesinen por nuestra condición sexual, nuestra apariencia física o trabajando.

DSCssadasdddddddddddddddddddddddd_7346

No hay que explicar en este momento el motivo por el cual nos matan o todavía seguimos cobrando menos que un varón, trabajando igual o mas que ellos. No hay que explicar por qué todavía no somos libres o nos seguimos vistiendo acorde a la hora del día porque de noche sabemos que cualquier cosa que hagamos nos pone en riesgo. No hay que explicar por qué seguimos exigiendo el derecho a ser dueña de nuestros cuerpos. No hay que explicar por qué es importante que se hayan jubilado las amas de casa. No hay que explicar por qué exigimos cupos laborales.  No hay que explicar por qué seguimos difundiendo bandas de mujeres entre nosotras para después no fanatizarse con músicos varones y terminar indignándose porque son todos violadores. O mismo, recomendar bandas feministas porque al mercado no llegan si no es de boca en boca.

Paramos porque nos dimos cuenta que nuestro laburo no se ve, ni se registra, y con esta maravillosa medida de fuerza van a entender que organizadas y unidas, frenamos el país. La militancia feminista no caduca, compañeras. No es salir a la calle y levantar  una bandera, solamente. Es una militancia desde casa; en una cena familiar, en una salida, en una cita, en un boliche, con tus amigxs o tu novix. Es marcarle a tu hermano que esta construyendo un vinculo toxico. Es decirle a tu papá que deje de creer que acostarse con los varones que queres, es de puta. Es corregir a un docente que sigue hablando solamente con el genero masculino. Es militar el lenguaje inclusivo. Es decirle a tu hermanita chiquita que ella puede usar el color que más le guste. La militancia feminista es en la calle y en casa. Es subir una foto o comentarle a tu compañero de laburo que los chistes transfobicos no dan gracia. Es directamente no explicarle, si no queres. La militancia feminista es enojarse, llorar, cagarte de risa. Es todos los días; sí, es agotadora pero divina.

DSC_3229

En fin,  la militancia feminista es el Paro, es el pañuelo verde y reclamar por un salario digno. Es darse cuenta que lo domestico no es amor, sino que es trabajo no pago. La militancia feminista es el voto, compañeras. Es decidir quién nos representa. La militancia feminista también es ser Presidenta en un mundo político patriarcal. Es de adentro y de afuera. Las calles son nuestras, aunque Macri quiera y crea lo contrario.

Azul Verzura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s