“La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce

Jorge Luis Borges

Sergio Massa y Cristina Kirchner han firmado sobre piedra la derrota de 2019.  Decíamos  anteriormente  en Revista Marfil “No hay reacción política, falta coraje o sobran mezquindades. Massa; Cristina; Urtubey; etc  no han podido sobrepasar sus propios intereses, sean personales, políticos, aspiracionales. A estas alturas ya son responsables directos por inacción, omisión o pequeñez. Es que un gran poder tiene una gran responsabilidad parafraseando al tío de Peter Parker y estimo que los grandes jugadores de ésta contienda logran dimensionar que un nuevo mandato cambiemita no sólo chocará la calesita, también la va a vender”[i]

Si como dejan entender los protagonistas de ésta historia y el peronismo va despedazado a las próximas elecciones no hay forma de ganar. Cristina no despegará más allá de un 40% y Massa de su 15 % aproximadamente.  El tiempo se agota y la historia comienza a escribirse, tiendo a creer que estos dos actores lo entienden, sino estamos al horno. Porque la sonrisa de Massa ya no alcanza y sólo será recordado como un hábil político que hociqueó con llegar a tomar la manija. Sus actitudes defraudan, sus endebles slogans de budista del conurbano no bastarán.

En tanto CFK no rompe su silencio. Habla pero no define y para ella también el tiempo se acaba.

Nuestro Leviatán, el peronismo, ese monstruo para gobernar la argentina, hoy se encuentra fragmentado y no hay señal de que alguien agarre la plasticola. Alberto Fernández parece en cada una de sus intervenciones como el único tipo de nivel y experiencia que entiende las circunstancias que se juegan en 2019. Intenta unir, ser el nexo. ¿Alcanzará? ¿Estamos a tiempo?

Mi admirado Alejandro Dolina decía en una maravillosa entrevista televisiva con Felipe Pigna “Ser peronista  siempre fue  difícil, porque no produce prestigio social, sino más bien lo contrario y segundo porque uno está muchas veces mal acompañado .El peronismo por su carácter  de movimiento, por no ser un partido, sino un movimiento abarca unas regiones del pensamiento político, muchas de las cuales hay que tener un cierto estomago para deglutir, de manera que no sólo ante los demás, sino ante uno mismo, suele ser difícil” No hay más que agregar, hoy en día lo mejor que tiene el oficialismo es su oposición y paradójicamente parecemos una asamblea en un picnic del partido obrero, sin decisiones, sin gestos, con mucho debate interno pero sin vocación de poder. ¿De verdad Urtubey? De verdad pensas que podes ser Presidente… Pichetto, eso que dijiste “Si se confluye con Cristina Kirchner, yo me voy”  realmente te salió a vos o fue un androide… porque tu maestría en rosca y en negociación se fue al tacho.

Vivimos una época en la cual la derrota tiene muy buena prensa, escuchamos a deportistas de élite afirmar que aprendemos más de la derrotas que de la victorias. En esas charlas que dan en lugares chetos, en quince minutos, con toda gente bien, nos hablan de lo bueno que es ser derrotado. Lo expanden como un paradigma insoportable a todos los aspectos de la vida.

Todo mentira. En política ser derrotado es no existir.

La ecuación es más bien simple, necesitamos ese 30%+15%. Somos peronistas porque queremos ganar sino empecemos a competir en la industria del pan relleno. Porque la historia la escriben los que ganan.

Carlo Magno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s