Cuba libre: La Isla del Sol

A 60 años de la Revolución Cubana

El primero de Enero de 1959 las tropas revolucionarias del movimiento 26 de Julio hicieron su entrada triunfal en Santiago de Cuba. Caía de esa forma el gobierno dictatorial del popularmente odiado Fulgencio Batista, que huiría a exiliarse en EEUU. Comenzaba la Revolución.

Atrás quedaban la toma trunca del Cuartel Moncada, el exilio en México, los preparativos para una invasión, los contactos con los sectores urbanos, el emblemático viaje en el Yate Granma y tres años de lucha con la Sierra Maestra como cuartel principal. Por delante, la construcción de un país que hiciera que todo aquello valiera la pena.

El pueblo cubano vivió hasta ese día atravesado por la marginalidad y la desigualdad. Las riquezas de aquella Nación estaban en manos de una clase terrateniente de capitales extranjeros. Por supuesto, norteamericanos. A simple vista, pura normalidad del mundo moderno de posguerra; destacado por las condiciones extremas de dicha descripción. La mayor parte de la población ni siquiera tenía acceso a una buena alimentación. Hoy en día, puede jactarse ante el mundo de tener el menor índice de mortalidad infantil de latinoamericana y uno de los mayores índices de alfabetización a nivel mundial.

Este mundo que no puede superar a Cuba en muchos aspectos socio-culturales es testigo del famoso bloqueo norteamericano. El gigante del norte, esa bestia de consumo y producción, se mantiene firme en su postura aislacionista sobre la pequeña isla. Las excusas del mismo fueron cayendo una tras otra y en la actualidad el embargo parece un simple capricho. Sin embargo, sigue siendo lo que fue desde un inicio: adoctrinamiento para el resto. En nombre de la democracia, EEUU defiende su postura pero hace oídos sordos ante cada derrota electoral en la ONU para levantar la medida. La votación del año 2018 dio como resultado 189 votos a favor de levantar el bloqueo contra solo 2 (el mismo gobierno yanqui e Israel) por mantenerlo.

Es cierto que en Cuba existe un solo partido, El Partido Comunista Cubano. Las elecciones que se dan cada cinco años son para elegir representantes para las asambleas municipales, provinciales y también para la nacional. Esta última tiene como principal función la elección del presidente. Luego de la última, el presidente electo es Miguel Diaz-Canel. Por dictamen de su predecesor Raúl Castro, sólo podrá ser reelegido una sola vez. Obviamente, pertenece al partido único. Dicho partido, se reconoce en sus estatutos como la continuación del Partido Revolucionario Cubano. El mismo fue fundado a finales del siglo XIX por el independentista José Martí y condenado al ostracismo luego de cada intervención norteamericana en la isla. ¿Cuál de los partidos norteamericanos puede proclamarse defensor de los postulados de sus héroes de la independencia? ¿Cuál sería actualmente el partido de George Washington o Thomas Jefferson?

El mencionado libertador Cubano dictaminó en su tiempo, finales del siglo XIX, respecto de los grandes campos de monocultivo azucarero que “el pueblo que confía su subsistencia a un solo producto se suicida”. En 1929, cuando en EEUU se produjo la crisis por el desplome de la bolsa, Cuba vio suspendidas sus exportaciones de Azúcar y el precio de la misma cayó por debajo de un centavo. El desempleo llegó a índices jamás vistos en otras tierras. A partir de la revolución, la tan temida reforma agraria no sólo se dedicó a eliminar los grandes latifundios; a su vez, combatió el monocultivo y puso como tareas prioritarias el riego y la fertilización de la tierra. Impulsó el desarrollo de la industria (de la cual sería ministro nuestro Che) por lo que los trabajadores comenzaron poco a poco a trabajar durante todo el año y no sólo durante los cinco meses que dura la zafra. Por su parte también en el siglo XIX en EEUU, el ya apuntado Jefferson solía advertir que la debacle de los principios morales norteamericanos comenzaría el día que se entrometiera en los asuntos europeos. Imagino, no es necesario que me detenga a detallar los pormenores de la primera guerra, de la segunda, ni tampoco de la guerra fría; sólo me gustaría recalcar en este punto que detrás de éstas estuvieron tanto el Partido Republicano como el Demócrata.

Las críticas al gobierno de la isla parten siempre desde un lugar impoluto. Desde el  olvido o la omisión de la miseria propia, desde quien parece tener todo resuelto y se indigna ante las carencias ajenas. Los fusilamientos hechos luego de la revolución horrorizan a los argentinos que gozan de una constitución declarada por los vencedores de Rosas que aún hoy esconden las cabezas estacadas en la entrada de la ciudad de los federales asesinados luego de ser vencidos. La falta de libertades hace estragos entre la sociedad norteamericana que ya no sabe para qué lado mirar cuando inmigrantes ilegales mexicanos son separados de sus hijos en las fronteras. El acceso restringido a productos comerciales extranjeros les hace creer que la vida allí es inviable a muchos consumidores del mundo globalizado que con sus tarjetas de crédito abarrotadas gastan dos o tres sueldos en un par de zapatillas o en un celular. La vida en Cuba es dura, no menos que en el resto del mundo.

En la actualidad, contra las creencias populares que señalan a un pueblo oprimido culturalmente y atrasado en cuestiones sociales, en la Isla se votó por la aprobación del matrimonio igualitario. La respuesta parlamentaria por el momento fue de rechazo, sin embargo los derechos una vez visibilizados podrán ser pospuestos pero jamás negados. Será cuestión de tiempo. El feminismo, el principal movimiento revolucionario de la actualidad, se encuentra calmo en su lucha dentro de la isla. Contra los fantasmas de una arraigada violencia machista, en el Estado cubano la mujer tiene una presencia del 48%. Si tomamos en cuenta a todo el resto del mundo, ese mismo porcentaje se reduce aproximadamente a un 25%.

Contra Bloqueos, contra fantasmas, Cuba lucha y sobrevive todos los días como cada uno de los pueblos oprimidos por el imperio. Quien quiera seguir jugando a buscarle diferencias, que empiece por su emancipación.

Pasaron ya dos años desde la muerte del inigualable líder Fidel Castro. Los fantasmas balseros y sus vaticinios sobre la caída de la revolución siguen ahogándose en las aguas que rodean a la isla. Raúl, número dos desde el mismo día en que se embarcaron en el Granma en México, continuó el mandato familiar hasta el año que terminó. El sexagésimo aniversario será celebrado por los cubanos con el compromiso de superar el liderazgo de los Castro siendo fiel a sus ideales y legado. Los pueblos hermanos del mundo abrazamos su memoria y porvenir, en nombre de la dignidad y la independencia.

Sergio Delbreil

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s