Bájame la persiana que el machito está con miedo.

El Paro de mujeres organizado con dos o tres días de anticipación en la Asamblea por el fallo que negó el femicidio de Lucía Pérez, despertó la rabia que pensaron que se había agotado el 8 de Agosto con la no sanción de la IVE. Volvimos a salir a las calles, pero con más fuerza. Encabezando la movilización organizada por la CTEP, estaba la mamá de Lucía, Marta Montero alzando un cartel con el rostro de su hija y una imagen de #NiUnaMenos.

Marta frente a miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans, habló por todes nosotres y sobre todo, por la justicia patriarcal que decide sobre nuestros cuerpos. Y sobre nuestra muerte, también. “A Lucía la asesinaron un 8 de octubre, y el 26 de noviembre la volvieron a matar” dijo con un micrófono en la mano y lágrimas en los ojos. Aplausos, ovación, abrazos, gritos, cantos, grafitis, pancartas, pintadas apoyando a la madre de Lucía que acompaña la lucha feminista que sale a las calles por cada femicidio e injusticia que nos violenta.

bajame la persiana2

Frente al dolor indescriptible que genera otra vez ver que los de arriba no están con nosotres, la rabia hirvió en la movilización de ayer. Performance de mujeres en bolsas, ahorcadas, muertas, sin ropa, atadas, solas, con sangre llamó la atención y recordó el mundo misógino, violento y doloroso en el que las mujeres tenemos que convivir. Así nos dejan, tiradas. Como basura. También en basurales, en esquinas, en escombros, en cuevas, en pasajes oscuros, sin ropa, sin vida.

Al canto de “a donde vayan los iremos a buscar” entre mujeres y disidencias  y al ritmo de redoblantes y megáfonos teñimos, desde Tribunales hasta Plaza de Mayo –las cuadras del centro porteño- de verde y violeta exigiendo justicia. Pidiendo la detención, y la empatía que nos merecemos por la violencia que se nos es ejercida desde cualquier estatuto de poder.

Junto con el emblemático caso que despertó a varios sobre el nivel de acoso que sufrimos las mujeres ante cualquier  contacto con un chabón, (Rodrigo Eguillor acusado en varias ocasiones por abuso y acoso tanto a menores como a mayores de edad), acumulamos ganas de salir a la calle para volver a visibilizar lo grande que somos.

La verdad sale a la calle, y si no sale es porque no vende. Teñimos de verde las veredas, gritamos el nombre de Lucía, de Araceli y de las que todavía no sabemos el nombre porque vendrán por nosotras. Pero estamos juntas, no nos ata nada, solo una justicia con la bandera facha que mata, violenta y margina la lucha feminista.

bajame la persiana3

Estamos hartas del acoso, del miedo que ya no nos pertenece. Estamos hartas de desayunar femicidios y correr a los colectivos para no quedarnos solas ni un minuto. Estamos hartas de varones que creen que son los dueños de nuestro cuerpo. Estamos hartas de jueces vetustos e irrespetuosos, violentos y misóginos que lo único que hacen es obrar en contra de las mujeres bajando una línea que, indiscutiblemente, los transforma en femicidas. Estamos hartas de que nos digan exageradas porque sabemos que corremos el riesgo de aparecer asesinadas. Estamos hartas de que nos corten derechos, la pollerita en los programas, y sobre todo, que nos saquen a nuestras hermanas. Estamos hartas de llorar compañeras, de tener el corazón en la boca porque mis amigas no avisaron si llegaron tranquilas. Estamos hartas de tener el teléfono todo el tiempo con batería, porque sino piensan que me agarro un femicida. Estamos hartas de pelear con familiares, con tipos por la calle. Ya bastante tenemos con el mundo demandante. Estamos hartas de la falta de conciencia, de la poca visión política y por supuesta, del falso feminista.

Cansadas de darnos cuenta que fuimos abusadas, violadas, violentadas. Cansadas estamos de que nos sigan matando. Si esto sigue así, no va a quedar ni una. Y ustedes, los que no defienden, los que callan, los que comparten una fotito y después no lo frenan a su amigo que comparte fotos de un culo y un par de tetas, son los responsables de cada una de las muertes de las pibas. Son los responsables de un estado femicida, de una justicia patriarcal y sobre todo, de las mujeres desaparecidas.

Que el miedo, les arda.

Azul Verzura

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s