“Réquiem para un sueño”. Descenso al infierno de las drogas.

Réquiem para un sueño (2000) es la segunda película del director estadounidense Darren Aronofsky, cuyo debut cinematográfico fue con la aclamada “PI, fe en el caos” (1998) y continuó con grandes cintas como “El luchador” (2008) y “El cisne negro” (2010), entre otras.

El elenco está compuesto por Jared Leto, Jennifer Connelly, Ellen Burstyn y Marlon Wayans.

La película es un retrato psicológico del intrincado camino al tormentoso infierno de las obsesiones y las  adicciones, filmada con la destreza que tiene Aronofsky para plasmar este tipo de climas, desde las imágenes que nos deja abrumados y en una especie de estado de shock, unido a una banda sonora hipnótica que nos mete en el asfixiante mundo de la decadencia de los cuatro personajes hundidos en la soledad y obsesionados con sus sueños.

Por un lado, plantea el descenso de Sara Goldfarb (Ellen Burstyn), madre de Harry (Jared Leto). Su añoranza por la familia y la obsesión por participar en su programa de televisión favorito la llevan a perder la razón y hacerse adicta a las pastillas para adelgazar. Por otro lado, están Harry, su novia Marion (Jennifer Connelly) y su mejor amigo Tyrone (Marlon Wayans), quienes, en busca de su sueño de hacerse millonario en el mundo de la venta de drogas, terminan hundidos en la adicción a la heroína.

Aronofsky escarba en la psicología de los personajes, pero sobre todo remueve los sentidos del espectador. Es una oda a la muerte de los sueños  y la decadencia a la que llevan las adicciones, con imágenes difíciles de olvidar y que se desmarcan de lo tradicional. Una atmósfera aguda, con planos enfrentados e imágenes que impactan por su crudeza, como ver la pupila del ojo dilatándose o a una inigualable Ellen Burstyn desencajada, haciendo chirriar los dientes y aterrorizada por el ataque de su heladera. Los excesos de primeros planos hacen que el poco aire que puede respirar el público huela a angustia. Los veinte minutos finales de esta obra pueden llegar a hacer levantar del asiento al más tranquilo de los espectadores.

La película está inspirada en la novela homónima de Hubert Selby Jr. (con quien trabajó el guión) y se alzó con numerosos premios.

 

Guillermo Pujol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s