Colores de Noviembre en Guatemala.

Siempre he salido a los cementerios para el primero de noviembre. En Guatemala tenemos la costumbre de visitar el cementerio para el día de todos los Santos. Los preparativos siempre son pintorescos: flores, comida y barriletes – cometas hechos de papel de colores-. Toda la familia se viste con sus mejores galas para visitar a los abuelitos ya muertos. Mis tías colocan flores en las puertas y en los cuartos inundándolos con el olor característico de la época. Dentro de una habitación el altar a los difuntos, con coronas hechas de flores de muerto y ramas de ciprés.

A mediodía hay que ir al cementerio. Muchas familias salen de la misma manera. En el  camino se encuentran viejas amistades, y la plática se extiende entre las personas grandes sobre los recuerdos compartidos. Entonces el camino al cementerio se vuelve una algarabía de colores y sonidos. Aquel lugar gris se convierte en un lugar de fiesta y sabor por sus calles. El cementerio ha dejado por un día de estar triste.

Cuando se llega se encuentran los mausoleos recién pintados y decorados con flecos de colores y flores. En algunos, una que otra comida para acompañar a los difuntos. Muchas familias acostumbran comer junto a los mausoleos, para volver a compartir con aquellos que ya partieron. Los niños corren junto a los muertos con sus barriletes en mano. Uno que otro grupo musical acompaña a los difuntos tocando aquellas canciones que, según los parientes, disfrutaba en vida. Algunas familias ríen, otras pocas lloran.  Entonces el cementerio toma otro significado para el guatemalteco, que en otros días, por lo general, es muy sombrío.

Imagen relacionada

En la calle las ventas de comida y marimba en vivo, dan la particularidad de fiestas al pueblo. Entonces los vivos se divierten escuchando y los muertos, seguramente, recordando las notas del instrumento patrio: la marimba.

Veo como colocan en algunas tumbas aguardiente para que el difunto disfrute de “un su traguito”, un licor preparado artesanalmente con azúcar fermentada. Al llegar con los abuelos fallecidos, se comienza a adornar con flores y flecos de colores hechos de nylon. Se reza por el alma y luego a comer.

Hay dos tipos de comida. Se come sopa de gallina y arroz con maíz. O el tradicional fiambre, una comida preparada a base de carnes y legumbres cocidas, plato tradicional de las familias urbanas de clase media.

Se cree que los muertos regresan en estas fechas para visitar a sus parientes en la tierra. El vuelo de barriletes se conoce como la conexión entre el supra mundo y la tierra. Por ello los niños corren con ellos por los cementerios. Otras personas creen que el sonido del papel en el aire atrae las almas a la tierra. Mi familia acostumbraba colocar flores de muerto en forma de cruz en las puertas de la casa para evitar que entraran espíritus no deseados.

Guatemala se caracteriza por la comida. Todas las legumbres de la época se cocinan para tener qué ofrecer a las visitas, tanto terrenales como espirituales. Frente a las fotografías de mis difuntos se colocan platos de comida con un vaso de agua.

A los años, la tradicion se mantiene y yo visito los cementerios con fervor y curiosidad por los colores y uno que otro elote cocido.

 

Ángel Elías, desde Guatemala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s