Ese Flaco

Nunca había llorado a un líder político. Hoy sí.

 

Porque era un líder y por sobre todo era político. No creo ni adhiero en las visiones angelizadas de Néstor. Fue un estratega, esperó, fue el chirolita de Duhalde y luego le arrebato el aparato, lo cagó.

 

Con él volvió la política por sobre los otros. Descolocó a la élite periodística que no sabía y no quería entender que no todos eran feos, sucios y malos. Lo odiaron y hoy aún más.

Y lloré porque soy un negro de mierda, un desposeído y lo siento tanto, tanto… porque representó ideas y convicciones, porque me vi ahí, fui defendido. Porque por sobre todas las cosas sentí que la posibilidad de cambios eran reales.

 

La muerte mejora, enaltece, exime de los defectos. Sobre todos para quienes lo odiaron, porque los evidenció y puso en el tapete todas sus miserias. Esos que hoy dirán lo bueno que fue, lo grande que fue y con la cola entre las patas como siempre, como nunca, pondrán al descubierto lo más asqueroso de su hipocresía.

 

La única verdad no es la realidad, él lo demostró.
No dejó sus sueños en la puerta de la casa de gobierno y los hombres viven también a través de ellos.

 

Decía el poeta Almafuerte que a veces viene un dolor y nos despierta…

Pero la pucha… qué tristeza.

 

27 de octubre de 2010

Carlo Magno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s