Unidos o Mamarracho

Voy a contarles un cuento, un mito de la política estadounidense moderna.

Resulta que papá Bush ganaba por goleada en las elecciones que lo iban a enfrentar a Bill Clinton en 1992.  Nuestra pitonisa moderna wikipedia afirma que tenía un 80% de popularidad producto de la guerra del golfo y el final de la guerra fría. Una gran política exterior para los halcones.

El niño Billy por entonces, tenía de asesor a un tal James Carville, que pensó que para dar vuelta tal tendencia, era necesario que el discurso demócrata se centrará en aspectos esenciales, que la administración Bush había descuidado. Así nuestro amigo James envío  pegar carteles en los bunkers demócratas con tres puntos básicos:

1-Cambio versus  más de lo mismo.

2-La economía, estúpido.

3- No olvidar el sistema de salud

Si bien estos tres puntos eran de tono interno, la frase muto, convirtiéndose en la famosa frase “Es la economía, estúpido” y se estableció como un exitoso eslogan de campaña, el cual, rosca y sueño americano mediante, logró derrotar al viejo George, en una remontada impresionante.

Puede que este  cuentito de la real politik  rescate, tal vez la importancia de entender que esencialmente  un tercio del electorado argentino vota según éstas tres vértices:

  • Cuando un gobierno se desgasta porque lo dice la tele. Se busca el cambio.
  • Por la economía, estúpido
  • Por acceder a productos fetiches importados. Porque la salud va y viene y la educación también.

Ese tercio de la victoria, es disputado por el peronismo naciente en el acto en Tucumán, desecha a Cristina Kirchner,  la cual tiene otro tercio. Le piden y exigen que se baje. Qué no sea de la partida.

El espanto o Macri por fin los junta. Pero no tanto como para que Cristina sea de la partida.

No sabemos exactamente qué piensa CFK al respecto, pero conociendo su carácter y proceder. Realmente especulan que ella cederá sus votos a quién decida la troupe ortodoxa que festejo el 17 de octubre en esa tarde soleada en Tucumán. ¿Es posible que sus  votos se transfieran a algún candidato como una operación de Home Banking inmediata? Las cosas lamentablemente no funcionan así. Sino Pregúntenle a Fernando Haddad en Brasil.

Por las bases del Kirchnerismo se habla por los bajo. Que la jefa no se entere. Pero entienden que en el contexto actual habrá que romper con su ortodoxia y no ven con malos ojos otro candidato que no sea Cristina. Calculan que hay que llegar como sea. No quieren que se vuelva a repetir el apoyo tibio a Daniel en las presidenciales, muchos ellos votando con dolor de estómago. Pero el aparato digestivo siempre se repone y más en el peronismo. Hoy lo ven como una certeza, pero ese cuasi boicot a Scioli, ¿no fue tal vez el error estratégico más importante de su corta historia política?

Decía Alejandro Dolina en una maravillosa entrevista con Felipe Pigna “Ser peronista  siempre fue  difícil, porque no produce prestigio social, sino más bien lo contrario y segundo porque uno está muchas veces mal acompañado. El peronismo por su carácter  de movimiento, por no ser un partido, sino un movimiento abarca unas regiones del pensamiento político, muchas de las cuales hay que tener un cierto estomago para deglutir, de manera que no sólo ante los demás, sino ante uno mismo, suele ser difícil”

En esa madurez y debate se encuentran las bases kirchneristas.

El Peronismo Federal Renovador (¿?) parece intransigente, por más que  clame como dijo Manzur  en el acto“Les pido a todos sin excepción, el peronismo tiene y debe ir unido a las próximas elecciones”.  Pero sin CFK.

En tanto el gobierno enfrenta su peor momento económico. Sin iniciativa, con la cancha marcada por la oposición, que por primera vez lo hace retroceder en el cuerpo a cuerpo por los aumentos de gas. Una desenfrenada Lilita, la fiscal moral de la nación, que les pone los pelos de punta y amenaza con hacer que lo que su pulsión política la ha hecho ser quien es: Romper, dinamitar todo espacio político que haya ayudado a construir.

Así las cosas, María Eugenia Vidal, aumenta su proyección como candidata, con una intención de voto que ronda el cincuenta por ciento, según varias encuestadoras.

Macri no. Vidal Sí.

Si esto fuera cierto, si la mayoría de la sociedad ratifica el rumbo neoliberal, si en vulgares palabras la sociedad se ha derechizado, ¿serán necesarias entonces las alianzas a costa de todo? ¿Tendrá el campo popular que tragarse grandes sapos en sus filas a costa de no perder?

En un debate televisivo en 1992 Raúl Alfonsín largó “Si la sociedad se hubiese derechizado, lo que la UCR debe hacer en todo caso es prepararse para perder elecciones, pero nunca para hacerse conservadora”. Sabemos hoy,  que camino eligió la UCR desde ese entonces. Puede que suene a una advertencia, pero a veces el horror puede convertirnos en otra cosa.

 

Carlo Magno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s