¿Argentina es un país de mierda?

Hace unas semanas se dio a conocer el texto de una agrupación de intelectuales que analiza el discurso de quienes nos gobiernan y concluye que Macri está seguro de manejar los destinos de una patria de mierda, llena de vagos, de ignorantes, de personas que pretenden vivir por encima de sus capacidades.

Cito textual el texto del Grupo Fragata: “Gobiernan a la Argentina como si fuera un país que debe achicarse, ´sincerarse´, avergonzarse, retraerse”.

Ese discurso prendió. Pero no prendió ahora. No prendió en los argentinos desde 2015 en adelante. Es una idea que ya estaba instalada. Todos escuchamos esa idea repetida, con mínimas variaciones, pero fundada en esa concepción de país. Es casi un refrán, un lugar común.

Somos un fracaso irremediable.

Entonces, cuando se busca encontrar una explicación al por qué, cuando se quiere comprender los motivos por los cuales somos el “país de mierda” que somos, la respuesta se encuentra por abajo y nunca por arriba.

Hay distintas fórmulas para este discurso. Una de ellas, la que caló más profundo en el inconsciente colectivo, cuenta la historia de un hermoso país al extremo sur del mundo, lleno de recursos y bellezas naturales, pero habitado por seres inmundos llamados argentinos.

El problema siempre somos los argentinos. Ni vos, ni yo. “Los argentinos”. Una entidad abstracta. Nunca uno mismo es el problema. El problema es “el argentino”. Porque es vago, ventajero, irresponsable, ignorante. Una mierda. Una reverenda mierda.

No nos quedamos ahí. Somos aventureros, nos adentramos en terrenos más pantanosos. Vamos a buscar las razones en la historia y repetimos lo masticado. Sarmiento quiso poblar la argentina y le vino lo peor de Europa, decimos. Españoles, tanos, rusos. Todos zurdos o ignorantes. No anglosajones. Y después peor. Con el peronismo, toda la escoria del interior se metió a la olla a presión de Buenos Aires y al carajo todo. Pero como no hay Guatemala sin Guatepeor, para rematar, en las últimas décadas llegó la peor basura de todas: el golpe final lo dio el sustrato más pobre de los países limítrofes.

Esos ingredientes hicieron de la Argentina una nación de mierda.

Este discurso tiene un correlato y que sirve como salvoconducto para eximirse de culpas: “La culpa es de los políticos que son chorros y vagos como el argentino promedio”. Entonces pedimos que se vayan todos, que no quede ni uno solo. Todos pasan a ser iguales.

Ambos discursos están fundados en el concepto de que somos una mierda

La culpa siempre es del “argentino”. No se nos ocurre profundizar, buscar el problema en que nuestra clase dirigente no estuvo a la altura de circunstancias históricas, que en parte el problema fue nuestra clase burguesa, que ellos fueron los vagos e irresponsables, que quienes no se jugaron por el país fueron ellos, quienes no acompañaron la idea de que los conflictos se resolvieras por el lado de la equidad, del desarrollo, del Estado.

Los mismos que hoy nos dicen, nos aseguran para beneficio de ellos, que somos una mierda, la peor mierda, que merecemos todo lo que nos pasa. Que, a pesar de vivir mal, nos merecemos vivir todavía peor.

 

Sebastian Pujol

Un comentario en “¿Argentina es un país de mierda?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s