Falta de creatividad

Las caras de los empleados, doce para ser más exactos, irradiaban pavor. Desde el cambio de letra esto no había pasado. Lo inédito de la situación alteró el ánimo con el que siempre se trabajaba. Eran muchos años de creatividad sin límites y ninguno creyó nunca que éste momento llegaría.

Juan fue corriendo a buscar el manual de procedimientos, pero como decía Tomás, ahí no iba a encontrar nada relacionado con el tema. Y así fue, nada había. Mateo se ofreció para ir a hablar con “el capo” como lo llamaban los empleados.

—¿Vos creés que se va a calentar?

—Seguro, Juan, pero que otra nos queda. Mirá si después se da cuenta que improvisamos y que salió algo como él no quería.

—Yo no veo otra solución que la que dice Mateo, tenemos muchos años de antigüedad, echarnos a todos le costaría un platal.

—Sí, quizá tengas razón, Andrés pero no podemos negar que se nos frunce…

—No seas grosero, Felipe. ¿Vas a ir solo Mateo?

—Voy solo y tanteo, si veo que se viene la noche, enrosco la charla y vengo para que reveamos la estrategia.

—Si zafamos de esta, te debemos una.

Mateo caminaba a un paso irritantemente lento, se le notaba el miedo en cada uno de sus movimientos. Nunca miró hacia atrás pero imaginaba la foto de sus compañeros cabizbajos. Aunque el ascensor funcionaba (por lo general estaba averiado) inició el trayecto por escalera, tres pisos para ir tomando valor, planificar la charla tratando de adivinar las intervenciones de su interlocutor.

Buenos días, Jefe, quería consultarlo sobre un problemita que tuvimos. Soy idiota, cómo le voy a decir problemita, me despide directo. Buenos días, Jefe, tuvimos un problema y sólo por esta vez queríamos consultarlo. Bueno es que…

Al terminar de subir, vio que El Jefe venía hacía él. Relajado y sonriendo y eso le pareció un gran dato.

—¿Cómo estás Mateo? ¿Todo bien allá abajo? —le dijo mientras lo abrazaba apoyando la palma firmemente sobre su hombro.

—Más o menos.

—Se te nota preocupado. Vamos a la oficina y me contás.

Estaba contento, con fluidez y firmeza en sus palabras. Por su parte, Mateo, hacía un gran esfuerzo para no temblar. Al sentarse y mientras le preparaban un café, miraba distraídamente para todos lados, guardó el suspiro y respiró de forma leve por la nariz.

—Contame, ¿Qué hace que me vengas a ver? Estaba por bajar porque los veía sin trabajar por los monitores y… es raro verlos dispersos.

—Estábamos revisando los manuales de procedimiento, porque hay algo que pensamos que nunca iba a pasar y como en los manuales no encontramos nada…

—¿Nos quedamos sin modelos nuevos para mandar abajo?

—Sí –respondió aterrado y tartamudeando el monosílabo.

—Algún día iba a pasar, Mateo, me extraña. No repetimos en más de 2000 años. Bueno, eso para los que acataron el cambio de letra. A los otros seguí mandándoles gente parecida y que sigan esperando —el tono que utilizó durante la frase fue cargándose de indignación a cada palabra.

—A los que no acataron el cambio de letra también le mandamos sin repetir, la calidad ante todo, nada de revanchismos.

—Me resulta raro que vos estés diciéndome eso a mí. Pero… ¿sabés qué? Tenés razón. Al fin y al cabo… la ira no es buena consejera —dijo suspirando con resignación entre algunas palabras.

—¿Qué hacemos entonces?

—Usá algunos modelos del 1600 más o menos, no se van a dar cuenta. Ojo que no vaya alguien muy destacado.

—Entendido –expresó Mateo en un tono despojado ya de cualquier rastro de nerviosismo.

—Y decile a los muchachos que no es por un tema de plata que no los despido, es porque estoy cansado como para capacitar nuevos empleados.

—¿Cómo sabe eso, si los monitores no tienen soni…? ¡Ah, claro!

 

Sebastián González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s