La solución

La cosa empezó con unos pocos. Al principio, por supuesto, ni lo notamos, pero luego nos vimos invadidos. La situación superaba lo previsible.

Fue toda una generación y después otra y otra. Las causas, ya ni vale la pena averiguar cuáles fueron, para eso están trabajando en la isla los especialistas. Allá siguen los científicos con sus teorías, pero no logran acertar todavía, así estuvieron años y, la verdad, ya no sé ni me interesa saber si avanzaron con sus investigaciones, solo espero que vengan con la solución definitiva.

Con los primeros no pasaba nada. Uno que otro que nos cruzábamos por la calle, en el colectivo o en algún restaurante. Nada fuera de lo normal. La cosa fue cuando después de un tiempo en el hospital las consultas se multiplicaban, esos casos aislados aumentaban pero no dejaba de parecer una coincidencia. Desconozco si de entrada los funcionarios fueron informados, desconozco qué pensaban las autoridades del hospital y desconozco si los medios ya estaban al tanto. Creo, pero no lo puedo aseverar, que cuando se empezaron a tomar cartas en el asunto ya era un poco tarde y que trataron de taparlo, pero era imposible. Todos teníamos algún pariente así, algún amigo, algún conocido o algún amigo de un amigo. Nadie imaginaba que todo sería como fue.

En estos casos, como es habitual, lo primero que nace es la solidaridad y, por supuesto, un poco de lástima también. A decir verdad, nuestros ciudadanos sentían lástima, luego culpa y eso los impulsaba a actuar caritativamente. No creo, viendo lo que ocurrió después, que hayan actuado por amor al prójimo como al principio proclamaban, salvo, claro está, contadas excepciones, aunque ninguna vale la pena traerla a cuento.

Debo decir que cuando no eran tantos les cedíamos los asientos en los transportes públicos, les sonreíamos cuando pasaban a nuestro lado por la calle, nos parecían hasta simpáticos, diría que ni siquiera nos molestaba que se sienten al lado nuestro, y si nos daba repugnancia la podíamos disimular, inclusive mirábamos mal a quien los trataban con desprecio. Pero luego fueron más y más, y lo que era peor crecían, se desarrollaban. Porque cuando eran pequeños seguían siendo adorables a pesar de todo. Aún nos despertaban un sentimiento de ternura y, es más, teníamos la esperanza de que con el correr del tiempo mejorarían o se encontraría una cura.

Pero no fue así, crecieron y se multiplicaron, en cada familia nacía uno de ellos, entonces tuvimos que empezar a tomar ciertas medidas, precauciones. No es lo mismo dar un asiento, cruzarse a uno o dos por la calles, ver babearse a alguno que otro en un restaurante. Ya cuando son varios la cosa cambia, ya no queríamos cederles los asientos, ya nos molestaba tener que sonreír hipócritamente todo el tiempo, tener que tolerar en todos lados (en el parque, en el cine, en el shopping) su inmundicia, porque ellos no tendrán la culpa, pero nosotros tampoco. Además ya generaban un gasto enorme, quedaban pocas familias sanas y empezamos a presionar a los gobernantes.

Al principio, nadie quería tomar medidas por miedo a la reacción de los movimientos y las organizaciones, pero después, por suerte, fuimos más los racionales que quisimos parar con todo esto, y es sabido que un gobernante muchas veces hace lo que la mayoría dice, mide riesgos y beneficios.

Lo primero que se intentó fue un control de natalidad, secretamente se trabajaba en la modificación de los genes, pero eso aún no ha sido aceptado, movimientos, organizaciones, grupos que se autoproclaman humanitarios aún lo impiden, tal vez sea cuestión de tiempo, como todo. Como era de esperar, los gobernantes de ese entonces, dubitativos, timoratos, perdieron las elecciones y, en estos casos, siempre lo mejor es un gobierno de derecha. Las izquierdas titubeaban, decían que podíamos convivir, que teníamos que adaptarnos a los cambios, siempre sacaron pocos votos, pero nunca tan pocos como en los últimos años. Las derechas son prácticas y esta situación la supieron manejar. Lo primero que hicieron fue quitar los subsidios por discapacidad, así las familias no tendrían más hijos, o eso pensaban, porque igualmente seguían naciendo niños. De todos modos siguieron firmes con su proyecto.

El problema era que esto atravesaba a todas las clases sociales, aunque también eso era una ventaja, dado que sin subsidios muchos tal vez morirían de hambre antes de crecer y de ese modo la población que nos empezó a invadir disminuiría o al menos no llegarían a crecer. Pero los que pertenecían a las clases altas igual crecían e iban a las clínicas para tratar a sus hijos y aquí había otro problema, ya en otro nivel. Porque los ajenos dan asco, pero vayan a decirle a una madre sea rica o sea pobre que sacrifique a su hijo, que lo deje morir de hambre o que no lo lleve a la clínica por el bien de los que permanecemos sanos. Las madres, por más sanas que estén, no lo aceptan, y eso fue un gran problema. Los más pobres reclamaban porque sus bebés morían de hambre, los más ricos no se resistían a dejarlos de alimentar. ¿Qué hacer en estos casos?

Bastó con que sucedan algunos hechos (muy pocos a decir verdad) para que la población se atemorice y pudiéramos avanzar con proyectos más radicales, el miedo, como es sabido, paraliza hasta a los espíritus más inquietos. Bastó con que alguno muera torpemente, que otro cometa algún error, para que se pudiera hacer una buena campaña. A las empresas no les convenía que nazca gente así, ¿qué iban a producir? ¿De dónde sacaban mano de obra barata? Los productos farmacéuticos no daban respuestas y la gente lo sabía, así que ni siquiera ellos pudieron obtener beneficios. Las empresas amenazaban con irse, los funcionarios nuevamente debieron interceder.

Entonces por fin nos juntamos varios. Las empresas desembolsaron una buena cantidad de dinero, las familias sanas formamos asociaciones y fuimos a los medios. Estos no tardaron en magnificar esos escasos casos y crear un estado apocalíptico entre toda la población. “Son capaces de matar a sus propios padres y hermanos”, decían los noticieros y repetía la gente en las calles. “Son almas buenas, pero no manejan la razón y nos pueden hacer daño, Dios tiene un lugar muy especial para ellos en el Paraíso y allí estarán mejor que aquí, su infierno es la Tierra, ayudémoslos a llegar antes al Reino y oremos por su estadía” predicaban los sermones en las iglesias. Otras, drásticamente, profetizaban que esto era obra de Satán, que nuestro pueblo había abandonado a Jehová y que pronto sonarían las trompetas y vendrían los cuatro jinetes. “En esta situación recordemos a Abraham que estuvo a punto de ofrecer a su hijo sano a Dios, porque no hacer eso ahora nosotros, ¿qué haría él en este caso?” profesaban otras bíblicamente. En cambio, otras religiones aprovecharon para consolar a los desesperanzados ciudadanos con consignas en las cuales debíamos aceptar esta “humillación” de la mejor manera y dejar de sufrir, dar a Dios y los tesoreros de esos templos los bienes materiales para sanar a sus hijos que estaban así por el daño espiritual que nos aquejaba, estas eran las que cada vez conseguían más adeptos.

Dejando los quehaceres religiosos de lado, el estado general era caótico, pero los gobernantes estaban contentos, porque sabían que por fin la población podría aceptar medidas terminantes. Primero jardines y escuelas “especiales”, luego transportes “que especialmente funcionaban para ellos”, diferentes a los que usaba la gente sana, horarios diferenciados, controles de natalidad (aún se sigue tratando la aprobación de manipulación de genes, pues muchas familias bien queremos tener hijos, pero sanos) y todo lo demás.

Las  medidas continuaron, avanzaron velozmente, y todo confluyó para que finalmente se aprobara el plan que el flamante gobierno dictaminó, a pesar de la oposición de algunos grupúsculos de izquierda o de organizaciones que ingenuamente los quieren integrar, es que los izquierdistas siempre tienen algo a que oponerse, de ser el caso al revés hubiesen actuado igual, estoy seguro.

El plan contó con el compromiso de casi todos los habitantes, nunca jamás, vimos una sociedad tan unida, tan solidaria, tan comprometida, todos tirando para el mismo lado. Se aprobó por unanimidad la construcción de una isla artificial, con muchas comodidades para que ellos puedan estar bien, eso aminoró las críticas de los opositores. Allí, en la isla, nos aseguramos de que estén bien resguardados y en máximas condiciones de seguridad. Allí van algunos médicos que están investigando aún las causas y las modificaciones genéticas, muy comprometidos con su vocación y nuestro porvenir.

Nosotros, mientras tanto, nos quedamos donde siempre vivimos. Es difícil porque hasta el día que encuentren la solución definitiva no podremos tener hijos, eso es lo que no comprenden algunos organismos que nos impiden la aprobación de la manipulación genética, pero ellos no nos entienden, no están en nuestro lugar, piensan más en ellos, que ya no tienen más remedio, que en nosotros que tenemos la conciencia del padecimiento que sufrimos, que vemos que esto es una crisis civilizatoria y que la afrontamos con la responsabilidad que se merece. Seguimos comprometidos y no queremos pasar por lo que pasamos, por eso nos abstenemos de tener hijos, hasta no estar seguros no queremos volver a criar a esos seres que nos destrozaron, por eso las penas son duras para aquellos que no cumplan con la norma, hay que tener paciencia y confiar en la ciencia.

Algún día volverán de la isla los científicos con la buena noticia, ellos seguirán en su paraíso y nosotros, que de este lado somos muy pocos, pero estamos bien, podremos nuevamente pensar en reconstruir nuestras vidas con hijos normales. Tenemos que tener paciencia, no hay mucho tiempo, pero confiamos en que, como siempre, el progreso está de nuestro lado.

Pablo Eisejuaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s